skip to Main Content
Menú

Santa Claus, el monstruo

jack

Jack en The Nightmare before Christmas (1993), un Santa Claus que no quiere robar la navidad, hace algo peor: la reinventa.

¿Qué sentirías si te dijera que Santa Claus es en parte monstruo? Y que al contrario de brindar dicha y felicidad como en los comerciales de Coca-Cola, Santa se robara a los niños para comérselos.

En Alemania, cuando los niños se negaban a comer bien, sus mamitas invocaban a Sinester Klaes,

un demonio ancho y barbado que metía en su enorme saco a los párvulos malcriados para conducirlos al infierno de las nieves eternas.

El dichoso Sinester Klaes suena al secuestrador/robachicos contemporáneo que todos conocemos. Ignacio Padilla en El legado de los Monstruos. Tratado sobre el miedo y lo terrible (2013), se hace una pregunta infalible: ¿En qué momento este atenuado roba chicos se convirtió en el venerable Papá Noel?

duda

La respuesta inicia por tener en claro que el ogro

es el bisabuelo tanto de Santa Claus como de vampiros y demás antropófagos de la ficción.

Ya sé que la idea empieza a ser algo vaga, pero, no hay que perder de vista que Sinerter Klaes se llevaba a los niños para comérselos, era un antropófago: el terror de varios cuentos de hadas. En este sentido, podemos visualizar que hay un espacio muy ancho entre la mutación de Sinester Klaes para llegar a ser San Nicolás, un obispo de Turquía, cristiano, que vestía de verde y blanco, como verán.

herodes

Con ustedes Herodes, un ogro por excelencia, un asesino de chamaquitos hebreos en Egipto.

Podemos iniciar nuestra lista de ogros famosos con Jack y las habichuelas mágicas, o una mismísima mujer ogro en “La Bella Durmiente” de Charles Perrault. Es importante decirte que el ogro no es en sí un monstruo verde que huele feo como Sherk, el ogro, como devorador de niñ@s, está personificado en una diversidad de actores que van desde el hijo de puta de Rumplestinkin, pasando por el inmortal Eso de Stephen King, y hasta el propio Grinch si queremos meternos aún más en temas navideños. 

En el caso del Grinch, éste sigue siendo un ogro a pesar de no comer quienes, pues le encanta hacerlos sufrir, en especial a los quienes pequeños como Syndu Lu.

CONTINÚA ABAJO…

SANTA, NO ME CASTIGUES #PORFI

Para Nacho Padilla, Santa Claus existe gracias a la culpa judeocristiana por haber creado al Ogro, una culpa de miles de años atrás si tomamos en cuenta que una de las formas de conquista y medio para esparcir la palabra de Dios es la transformación de las deidades; justo como paso con Dionisio, el dios griego de los rituales y éxtasis que se le asoció con Satanás una vez que el cristianismo se extendió por Europa.

[http://www.utexas.edu/features/2010/12/06/christmas_america/ 'Santa's Portrait' byThomas Nast, published in Harper's Weekly, 1881]

La figura amigable de Santo Claus se inicia con el caricaturista americano Thomas Nast, siglo XIX, uno de los padres de la caricatura norteamericana. 

Aunque Santa Claus ya haya expurgado y exorcizado un montón de elementos malévolos de su persona, no se te olvide que aún trae carbón para los que se portan mal, y hace mucho tiempo, se describe un látigo o un bastón para los que se portaban mal. Como verás Santa puede ser OGT si te lo mereces porque todavía lleva sobre sus hombros el fin “ogresco” para el cual fue inventado: educar a los niños sobre la cruenta realidad, aquí mi conclusión bien judeocristiana, ni la #SeñoraCatólica podría superarla.

PARA LEER MÁS

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *