skip to Main Content
Menú

350 libros con dibujitos

FullSizeRender

PA' LETRAS

He contado más de 350 libros ilustrados en mi librero. Algunos sólo con dibujos y otros con más palabras que imágenes. Y no crean que es una colección descuidada, al contrario, todos esos libros han sido cuidadosamente seleccionados; los libros que no me gustan viven en otro librero menos selectivo. Considero que cada uno de esos 350 libros son pequeñas obras de arte: ilustraciones que no le piden nada a las grandes pinturas de los museos e historias que pueden ser consideradas literatura “de grandes”. En mi librero Hans Christian Andersen duerme junto a Jimmy Liao y Valeria Gallo comparte repisa con Roald Dahl y Francisco Hinojosa. ¿Mis favoritos? Suzy Lee, Dr. Seuss y Shaun Tan, porque aunque en la literatura infantil también aparecen autores de la talla de Julio Cortázar o José Saramago; la verdad (y posiblemente me equivoque y pierda algunos lectores), estos escritores no tienen la sensibilidad que requiere la literatura infantil y sobre todo los libros ilustrados, pues El discurso del oso y La flor más grande del mundo no se escribieron pensando en el ritmo y la estructura que este género requiere.

El punto es que después de darme cuenta del número de libros ilustrados que tengo, percatarme de cuál es el género literario que más leo,recordar que hice una tesis de maestría con las palabras “álbum ilustrado” en el título y designar un librero entero a este género, decido que quiero escribir sobre esto: de libros ilustrados y literatura infantil. Porque aunque la gente (generalmente la cerrada y la cuadrada) quiera creer que sólo es para niños, tengo la firme creencia de que no es así.

Creo que las historias para niños, como dice Juan Villoro, hablan de las cuestiones más importantes de la vida y rozan en lo filosófico. Él se refería a las historias, a los temas como la amistad, el amor, los cambios que experimentamos y una mirada al mundo desde lo inocente.

Pero el álbum ilustrado no sólo habla con palabras e historias, la ilustración tiene otro peso, otro valor que va más allá de lo que un niño pueda disfrutar a la vista. Estoy convencida de que los libros ilustrados guardan un doble valor estético: literario y visual.

Así que esta columna irá sobre eso, sobre libros ilustrados, porque creo que cada uno de esos 350 libros merecen aunque sea un pequeñísimo espacio en la red, al igual que sus autores e ilustradores y en general toda la literatura infantil que ha estado tan mal valorada y que en estos tiempos empieza a encontrar su espacio en las librerías, los libreros y la academia.

Si usted que lee es una persona seria a la que le dan hueva los libros con dibujitos y cree que Paulo Coehlo es mejor que Toño Malpica, le sugiero no entrar en esta columna porque se va a encontrar con una literatura que requiere de una mente abierta; que sepa distinguir sombreros de boas-come-elefantes.

Lorena Salcedo

Estudió una maestría en comunicación y terminó amando la literatura infantil, y no cualquiera, sino la que está llena de ilustraciones. Es glotona y siempre quiere pizza.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *