skip to Main Content
Menú

Antihéroes y villanos, más que una lucha por la taquilla entre DC y Marvel

Rorschach

Rorschach de Watchmen (1986) un antihéroe loco, incomprendido y solo.

¿Qué diferencia y/o similitud hay entre un villano y un antihéroe? ¿Marvel se está inclinando por antihéroes, mientras que DC por los villanos? Las respuestas a estas preguntas están en el –ya no más– cine de superhéroes, preparémonos para la era de villanos y antihéroes.

Walt Disney Company anunció la compra de una de las compañías de cómics más grandes en el 2009: Marvel Entertainment. Compras así pueden llevar años de diversos análisis financieros y creativos, pero Disney tenía una idea clara de lo que esperaba obtener con esta significante inversión. La fórmula Disney es sencilla: contenido familiar. Y tal fórmula la pondría en todo lo relacionado a Marvel Entertainment con sus icónicos superhéroes.

Aunque las adaptaciones de cómics a versiones cinematográficas no son cosa nueva, sí hemos sido testigos de duras críticas hacia ellas —junto con el reciclaje de ideas y constantes reboots en Hollywood—, y han ocasionado que la generación de los 50 a la fecha haya visto ya 3 diferentes versiones de Supermán y de Spiderman en la pantalla grande. Con esos 2 ejemplos, también tenemos la gran batalla entre las 2 casas de cómics más grandes: DC Comics y Marvel.

2a2a19_marvel_dc

Dc Comics fue fundada en 1934 bajo el nombre de “National Allied Publication”, mientras que Marcel Comics nació en 1939 con el título “Timely Comics”.

Con la idea tener historias diferentes, pero con personajes ya conocidos, es como iniciaron a surgir los superhéroes más humanizados; vemos sus problemas del día a día, sus tragedias y sus sufrimientos. Así tuvo mejor recepción el Supermán de Henry Cavill que el de Brandon Routh, y así es como Netflix y Marvel están teniendo éxito con Daredevil y Jessica Jones

A pesar del éxito de los superhéroes humanizados en la pantalla chica, esta idea no está funcionando muy bien en la pantalla grande, ya que este año contamos con 2 historias diferentes: Deadpool y El Escuadrón Suicida. En Deadpool vemos al antihéroe, el protagonista con pocas o nulas cualidades heroicas e interesado en su propio bienestar. Wade Wilson no busca salvar al mundo, busca venganza de quien le deformó el cuerpo; salvar a la mujer que ama será un premio extra en su entretenida persecución. 

Del otro lado tenemos a la competencia, DC Comics, quienes con Warner han llevado a la pantalla grande a sus extraños villanos, unidos para realizar misiones secretas dirigidas por el gobierno. Este grupo poco común es “reclutado” por Amanda Waller, quien los describe como “lo peor de lo peor”, lo cual los convierte en “los chicos malos que pueden ser culpados si todo sale mal”.

deadpool-movie-poster-2016

El antihéroe es un personaje que no actúa por fines heroicos; es decir, no busca el bienestar común, la justicia o el amor. El antihéroe crea su propio código moral sin importarle nada ni nadie.

El Escuadrón Suicida tiene un amplio y conocido elenco. Personalidades como Will Smith, Viola Davis, Jared Leto y Margot Robbie, entre muchos otros, ponen en evidencia la gran inversión de Warner en el universo de DC Comics. Deadpool ya probó ser un éxito con base en una historia sencilla y pocos actores de renombre, y de hecho, el antihéroe ya tiene asegurada una segunda parte.

Cabe hacer referencia a las escenas que se regrabaron para El Escuadrón Suicida donde se buscaba darle un mayor toque de humor a la cinta. Y no es para menos, pues tras el éxito que Deadpool obtuvo en febrero y las polarizadas opiniones de Batman v. Superman en marzo, las apuestas parecen inclinarse por el sarcasmo y un curioso sentido del humor en los villanos. 

En ambos ejemplos vemos similitudes y diferencias llamativas. Contamos con el antihéroe consciente de sus fallas y que le habla a la audiencia en Deadpool, un personaje cuyos valores no deberíamos imitar y que al final del día se lleva la victoria. En contraparte, contamos con los villanos que son “persuadidos” a trabajar para el gobierno y de no hacerlo de la manera que se espera de ellos, pueden ser eliminados al instante; en El Escuadrón Suicida vemos cómo los villanos pasan a ser una especie de títeres y víctimas de los que, se supone, son los chicos buenos.

La fórmula de las películas de superhéroes está cambiando radicalmente con estas nuevas entregas en 2016, optando por un toque posmoderno ya visto en la industria—como bien comentan los chicos de Wisecrack en su video de “The Philosophy of Deadpool – Wisecrack Edition”—, pero ahora es llevado a las adaptaciones de cómics al cine. Con este posmodernismo, lo heroico queda de lado y se abre paso a la nueva alternativa frágil y cómica para tratar de ganar la batalla en cuestión dentro y fuera de la pantalla.

Ninguno de los protagonistas en ambas partes tiene nada que perder, por lo que la manera en la que persiguen sus metas se vuelve el punto a reflexionar y apreciar en la película: Wade Wilson con su capacidad regenerativa reflejando una aparente inmortalidad, y el escuadrón de villanos que, entre morir o regresar a su celda, tienen la oportunidad de hacer de las suyas. En estas películas, el fin parece justificar los medios que eligen los actores principales, y el combate más rudo se verá reflejado con la taquilla.

giphy

Lo villanos son más simples que los antihéroes, ellos son malvados de una manera deliberada; es decir, están conscientes del daño que quieren ejercer.

Marvel vs. DC Comics; antihéroes vs. villanos. ¿Quién ganará en este duelo?  Aunque la taquilla decidirá en temas financieros, la audiencia ganará parcialmente ante la agotada fábrica de ideas que trae Hollywood actualmente, y gozará de un tipo de entretenimiento diferente en el mundo de los cómics. 

PARA LEER MÁS

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *