skip to Main Content
Menú

Batman V. Supermán: Dawn of Justice, la pelea del milenio. Parte 1

Batman-V-Superman-1024×576

Batman V. Supermán de Zack Zynder, quien tiene entre su repertorio más películas de superhéroes como Watchmen (2009) y Man Of Steel (2013).

Batman V. Superman: Dawn of Justice es una guerra que no se lleva a cabo para demostrar quién es el mejor, sino que tiene el fin de demostrar quién tiene la razón. ¿La razón en términos de qué y con qué fines? La respuesta es concisa: la prueba última y cierta sobre lo que significa la Justicia y cómo debe ser aplicada.

Las sociedades modernas conocen y absorben los conceptos de Justicia y el Derecho a partir de superhéroes como Spiderman, Batman, Supermán, entre otros, y de esta forma sustituyen a filósofos como Nietzsche y Umberto Eco. Esto no lo digo yo, lo dice David Reynolds en su libro Superhéroes: análisis de los mitos modernos en las culturas populares. Todo esto pasa porque las figuras mediáticas (personajes en cine, internet, literatura, pintura, etc.) reconfiguran los mitos que moldean los valores de una sociedad. En lo que a nosotros nos incube, nos sumergiremos en las figuras de los superhéroes, en especial en Batman y Supermán. Este género, por así llamarlo, nace en Estados Unidos al final de la Gran Depresión de 1929, justo cuando los estadounidenses necesitaban de un modelo moral y de liderazgo para generar optimismo por los malos ratos que estaban pasando.

Uno de los primeros fue el famosísimo hombre de acero, Supermán, creado por Jerry Siegel y Joe Shuster a principios de los años treinta y publicado hasta 1938 por Action Comics, ahora DC Comics. Siguiendo la línea de Eduardo Huchín, un escritor que se define como “un horror de ser humano”:

Supermán combatió los males que suelen asociarse al capitalismo [en sus primeros años]. En 1938 –cuando Estados Unidos todavía se encontraba sumido en la crisis económica–, los lectores de Action Comics podían fácilmente identificar el Mal con un grupo de gente ambiciosa que había llevado a la población al desempleo. 

A lo largo de su historia, Supermán luchará contra los nazis, los soviéticos y todo lo que sea una amenaza para su gente. No se puede decir que Supermán sea un personaje propagandístico estadounidense ni mucho menos. No quiero caer en la conclusión que siempre he escuchado, pero sí puedo decir que Supermán es un American way of life hecho y derecho al servicio del Estado-Nación.

metroGot

Un superhéroe es alguien extraordinariamente poderoso, pero con debilidades y un carácter noble que lo guía a realizar acciones nobles y valiosas.

Por otro lado tenemos a Batman, quien fue creado por Bob Kane (Robert Kahn 1939) y su primera aparición fue en la portada de Detective Comics no.27 en mayo de 1939. De acuerdo al escritor Grant Morrison de Supergods (2013):

Batman nació en 1938 en una oscura y lluviosa noche en Nueva York cuando el editor Vin Sullivan de Detective Comics, presionado por su jefe, tenía que encontrar un héroe, [o a alguien que lo creara,] que encajara en el molde de Supermán, imaginando que éste podría tener una contraparte en el género detectivesco,  de misterio, crimen y horror.

En un principio, Batman se encargaba de resolver casos policiacos y a luchar contra doctores que se habían vuelto locos, así como desmantelar experimentos químicos altamente peligrosos. A su vez, como contraparte de Supermán, el hombre-murciélago poco a poco fue tomando la figura del justiciero por supuesto que con una relación cercana al poder policiaco. Sin embargo, poco a poco se demarcaría como un agente parapolicial, es decir, alguien fuera de la ley. Y esto lo podemos marcar como el inicio de la ahora eterna pelea entre Batman y Supermán.

Batman_West

Bill Finger combinó las habilidades atléticas de  D’Artagnan en Los tres Mosqueteros (1844) y el olfato detectivesco de Sherlock Holmes para crear a Batman.

Es así como podemos resumir que en un principio Supermán tuvo fines socialistas y que Batman fue un burgués redimido. Uno siempre optimista y el otro cansado de golpear a infelices que se lo merecían noche tras noche. Parece que hemos llegado a la parte más interesante de todo esto, donde las diferencias entre Batman y Supermán aparentemente están lógicamente demarcadas. Pero la verdad es que no. Los dos superhéroes, los dos más grandes de la historia, han peleado y tenido sus diferencias entre sí desde que llegaron a este mundo, y ni siquiera lo sabían.

BATMAN V. SUPERMAN: DAWN OF JUSTICE

La película Batman V. Superman: Dawn of Justice es una batalla que nos llama tanto la atención porque es, y literalmente ha sido, la pelea del milenio. No hay mejor batalla que la de opuestos de un mismo concepto; dos caras de una idea en la que todos creemos y para la cual tenemos diferentes definiciones. Batman V. Superman: Dawn of Justice es una guerra que no se lleva a cabo para demostrar quién es el mejor, sino que tiene el fin de demostrar quién tiene la razón. ¿La razón en términos de qué  y con qué fines? La respuesta es concisa: la prueba última y cierta sobre lo que significa la Justicia y cómo debe ser aplicada.

Batman y Supermán son contrarios de una misma cosa. Por un lado tenemos a un multimillonario que, gracias al asesinato de sus padres, luchará en nombre de la Justicia de los desprotegidos. Y por el otro tenemos al hijo adoptivo de la tierra que creció en una granja y que es tan superior a la raza humana que decide pelear por ella porque puede. 

¿Y como es que dos superhéroes, teniendo una causa en común, determinan pelear entre ellos? Muchos ya sabrán la repuesta: porque los dos tienen ideas distintas de lo que es la Justicia: un término tan difícil de explicar que es mejor entenderlo en comparativos. Aquí va el primero:

gotham_and_metropolis_by_rbode777-d2y9jpv

Nueva York es la ciudad de los superhéroes, tan es así que de día es Metrópolis y de noche es Ciudad Gótica.

Batman y Supermán inician sus diferencias desde las horas del día en que luchan contra el mal, pero paradójicamente es “el mismo lugar” en donde se desarrollan como personajes. Según Grant Morrison:

Supermán lidia con políticos y las injusticias en el stage del día como el trabajo, los medios de comunicación y el gobierno, pero Batman pelea en las sombras: en almacenes y bares abandonados, en donde la escoria criminal se ejerce fuera de la ley. 

Supermán trabaja solo mientras que Batman suele trabajar con Robin o su mayordomo Alfred. Ambos verdaderos amigos como el comisionado Gordon, quien más allá de su puesto gubernamental, siempre lleva una relación cercana con Batman. De ahí que el hombre-muciélago se disfrace para mantener la seguridad de las personas a su alrededor –sin olvidar la importancia de ocultar su identidad–. Mientras tanto, Supermán se disfraza como Clark Kent para esconder la identidad de Kal-El; ¡él no necesita de una máscara para tomar la identidad de Supermán, pues realmente es así! Aunque de vez en cuando escuchemos decir que el acertijo de su personalidad también es para proteger a Luisa Lane, sabemos que en el fondo es para ocultar el extraterrestre que es.

batman_vs__superman_yin_yang_by_andydaroo-d7kmzva

Batman vs. Superman Ying Yang de AndyDaRoo.

La pelea entre Batman y Supermán es tan atractiva porque es una batalla entre un semidiós con poderes extraordinarios contra la astucia y la inteligencia del hombre. Supermán es todo poderoso mientras que Batman es una especie de detective y un montón de trucos. En términos literarios clásicos, podemos decir que la batalla entre estos dos arquetipos heroicos es como la lucha entre Aquiles y Héctor en La Ilíada de Homero. Tampoco faltará la alegoría de Supermán con Hércules, que por supuesto es buena, pero para términos de batallas funciona mejor los arquetipos de Aquiles y Héctor. 

Aquiles tiene cualidades sobre humanas y cuidado por la diosa Atenea, mientras que Héctor, sin la interferencia del dios Apolo, es visto como un mortal de gran estima e inteligencia. Los dos héroes se tienen respeto y admiración mutua aunque peleen por razones distintas. Aquiles busca escribir su nombre en la eternidad del lado de los griegos y Héctor, defender al pueblo Troyano. Es así como Aquiles y Héctor, o Supermán y Batman, realizan sacrificios por el Otro, por el pueblo, por el Estado o por el desconocido, una facultad importantísima del superhéroe, que de acuerdo a Tom y a Matt Morris es una virtud que está olvidada en nuestros tiempos. A su vez, podemos decir que La Ilíada es una obra fundamental para definir el viaje del héroe en Batman y Supermán y cualquier otro (super)héroe.

batman_vs_superman_by_jmattisson-d6i7hne

A pesar de las diferencias, Batman y Supermán coinciden en que matar está mal y va en contra de la naturaleza humana. Imagen de JMattisson.

La pelea entre Batman y Supermán reconfigura un mito clásico occidental como la guerra de Troya. No me extrañaría que la batalla entre estos dos superhéroes, por arriba de los cientos de confrontamientos sus respectivos supervillanos, pasara a la historia como un clásico tan popular como La Ilíada misma, una obra donde la sociedad occidental como la conocemos inicia un proceso de gestación. No se espanten, es solo una suposición. Un supositorio, diría el Chavo del Ocho.

PARA LEER MÁS

  • Para la segunda parte click aquí.

Luis Mario Reyes

Soy zurdo y tengo el pie plano. A veces no puedo aprender nada, y eso me gusta. Editor en jefe de Libertimento y maestro de primaria retirado.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *