skip to Main Content
Menú

Cine real sobre el Holocausto para DiCaprio

Oscar-nominees-group-shot-Twitter-640×480

Los nominados para la 88a edición de los Óscares. De izquierda a derecha, puros nominados blancos, lo cual propició una protesta en redes sociales cuyo slogan es #OscarsSoWhite

La maravillosa temporada de premios se aproxima a su final. Ya vimos a los ganadores de los Globos de Oro y SAGAT, los cuales sirven como prefacio a los posibles ganadores del Óscar, pero no son definitivos. ¿Qué se necesita para ganar? Si eres un cineasta que lleva años intentando ganar la famosa estatuilla de oro, o si eres Leonardo DiCaprio, no te preocupes. A continuación ofrezco la forma más acertada de lograrlo. Solo hay que seguir unas simples reglas.

Primero, necesitas conocer tu público. Y no, no me refiero a las personas que se sientan en las butacas del cine, sino a los que integran la Academy of Motion Pictures Art and Sciences, aquellos quienes dicen qué películas son nominadas y cuáles merecen ganar. Tan solo son 6300 personas en 17 divisiones, e incluyen directores, escritores, gente de relaciones públicas, casting y productores ejecutivos, entre otros. Cada división vota primero por su misma categoría, y después vuelven a votar, pero ahora en todas, para saber quién es el ganador.

De los aproximadamente 6300 miembros, 94% son personas blancas, 77% hombres y de una edad aproximada de 62 años; 33% son ex nominados, 14% ex ganadores y 22% son actores. Así que ya saben. Si quieren una película ganadora, este es tu público, hombres blancos de 62 años, lo cual reduce los temas que puede tocar tu cinta sin causar demasiada controversia. Deja de lado los conflictos actuales e innovaciones del siglo XXI y concéntrate en lo que el siglo pasado ofrece. Básicamente, no filmes The Social Network.

oscar-genre-bias-2

El señor de los anillos, la única película de fantasía que ha ganado Mejor Película. Foto: Reuters.

Ahora que conoces el público, es hora de elegir un género. Aunque realizar comedia o ciencia ficción suena interesante, tu verdadero objetivo es el drama. Usando archivos de IMDB, investigadores de la universidad de UCLA, en Estados Unidos, analizaron todas las películas nominadas al Óscar de 1927 a 2005 -171,539 actuaciones por 39,518 actores en 19,351 películas- y resultó que 90% de las cintas nominadas estaban catalogadas como drama.

Si no fuera suficiente, un drama ficticio no funciona; tiene que ser uno basado en hechos reales, de alguna forma u otra. En los últimos 10 años este tipo de películas se han llevado la estatuilla de oro, desde Million Dollar Baby (2004), pasando por The Artist (2011) y 12 Years a Slave (2013), hasta el más reciente: Birdman (2014).

¿Que Birdman no está basada en hechos reales? Bueno, la historia está narrada en tiempo real. Es la historia de un actor que solía interpretar a un súper héroe animal, un hombre triste y olvidado tratando de regresar con un gran hit. Por cierto, Michael Keaton fue Batman en los ochenta, y pasó mucho tiempo en el olvido colectivo hasta que Birdman resucitó su carrera como actor. Y a la Academia le encanta verse representada en la pantalla.

No sólo fue Birdman; el año pasado todas las películas nominadas al gran premio estaban basadas, directa o indirectamente, en hechos reales, American Sniper (2014), The Theory of Everything (2014), Selma (2014) y Boyhood (2014) –este último, un experimento hiperrealista–, dejando a The Great Budapest Hotel (2014) como la única ficción. Actualmente se sigue viendo esta tendencia: la gran favorita The Revenant (2015) está basada en la historia real de Hugh Glass, un cazador de pieles de principios del siglo XIX en el oeste de Estados Unidos. Lo mismo sucede con Spotlight (2015), The Big Short (2015) y Bridge of Spies (2015), todas basadas, en hechos reales. Y a la gente le encanta ver cosas que sucedieron en realidad.

21-Mar-94, Los Angeles, California, USA --- Los Angeles, California: Producer's for "Schindler's List", (left to right) Branko Lustig, Steven Spielberg, and Gerald R. Molen. --- Image by © Steve Starr/CORBIS

Schlinder’s List fue lo que por fin le mereció a Steven Spielberg, en 1994, ganarse un Óscar. Perdón, siete.

Pero, ¿qué hay de Mad Max: Fury Road (2015), The Martian (2015), Gravity (2013) o Inception (2010), películas que nada tienen que ver con lo dicho anteriormente? Recordemos que gran parte de los 6300 votantes son actores que fueron nominados y/o son directores, así que no es sorpresa ver entre sus filas a veteranos de la industria como George Miller o Ridley Scott. Pero aun así, este tipo de películas se llevan a casa premios cuyas categorías no se centran en la narrativa, como lo son dirección de arte, edición o cinematografía.

Hasta ahora tienes suficientes recomendaciones, aunque si aún te sientes inseguro sobre tu obra maestra, será mejor que hagas una historia sobre la Segunda Guerra Mundial. Desde 1959, con The Diary of Anna Frank, ha habido 22 películas nominadas al gran Óscar basadas en el Holocausto, de las cuales veinte se han llevado al menos una estatuilla.

Actualmente, la película que más Óscares ha ganado es una dentro de este rubro, Schindler’s List (1993), la cual se llevó nueve premios, incluida mejor película. La liste sigue: Cabaret (1972) ganó 6, The Pianist obtuvo tres en 2002, e incluso hay actores recibieron su primera estatuilla por codearse con Hitler: Kate Winslet y Christoph Waltz ganaron por The Reader (2008) e Inglorious Basterds (2009) respectivamente. Incluso la tres veces ganadora Meryl Streep obtuvo su segundo Óscar por interpretar a una mujer atormentada por su pasado en un campo de concentración en Sophie´s Choice (1982). Y si lo tuyo no es la ficción, recuerda documentales como Genocide (1981), Hotel Terminus (1989), Anne Frank Remembered (1995), The Long Way Home (1997), The Last Days (1998), y Into the Arms of Strangers: Stories of the Kindertransport (2000).

janet gaynor

Janet Gaynor, de por sí una actriz ganadora de un Óscar, interpretó a una actriz ganadora de un Óscar en A star is born (1954)

Si eres posmoderno y no te interesa tanto el cine bélico, quizá prefieras hacer cine que hable sobre el cine. No hay pierde, esta es una tendencia que ha ido aumentando en los últimos años. ¿Cuál es el punto de la temporada de premios? Pues elogiar al mismo cine, así que la mejor forma de caerle bien a los señores 62 años es hacer una película que hable sobre el cine. Tres de las últimas cuatro ganadoras han tocado este tema; The Artist, Argo (2012) y Birdman se centran en los periplos que pasan los actores para seguir en la gran pantalla. La primera se ubica en el tiempo de transición del cine silente al sonoro, y cuenta cómo los actores tuvieron que aprender a hablar y cantar. Argo es sobre actores le ayudándole a la CIA. Y la tercera es un comentario sobre el proceso mental y artístico al que se someten. Recuerda, ese es el 22% de la Academia votando por ti.

Ahora saben qué hacer durante los próximos años. Pero si de casualidad te llamas Leonardo DiCaprio, la tienes un poco difícil. Si eres mujer, la respuesta es un poco más simple; siguiendo ejemplos de Streep, Hilary Swank o Natalie Portman, tu personaje debe ser uno que se revele contra las normas dictadas por la sociedad heteronormativa. Incluso, algo que puede incrementar tus oportunidades es volverte fea, o al menos no parecer estrella de Hollywood. Tan solo vean a Charlize Theron en Monster (2003), quien se depiló las cejas para parecerse a la asesina Aileen Wuornos. Qué tal Anne Hathaway sin pelo ni peso en Les Misérables (2012), o Marion Cotillard en La Vie en Rose (2007), quien se rasuró toda la cabeza para su primer galardón.

maxresdefault

Las risitas bobas de Eddie Raymane le valieron el Óscar al Mejor Actor en 2015.

DiCaprio, voy contigo. Si eres un hombre, procura tener alguna enfermedad o padecimiento físico. Desde de 1988, 14 de los 27 ganadores a mejor actor han interpretado a alguien con una discapacidad que les impide disfrutar una vida “normal”. Dustin Huffman en Rain man (1988) con autismo, Al Paccino en Scent for a Woman (1992) con ceguera. Tom Hanks lo logró dos veces, una en 1993 con Philadelphia y de nuevo en 1994 con Forrest Gump. Jamie Foxx en Ray (2004) y, más recientemente, Eddie Redmayne con The Theory of Everything, interpretando a Stephen Hawking.

Pero DiCaprio ha hecho de todo: personas reales en situaciones reales, con limitantes mentales y físicas, incluso en periodos históricos. ¿Qué le falta? Bueno, le falta edad. La edad promedio de los ganadores masculinos es de 43 años, mientras que para las mujeres es menor a 40, con el promedio de 35 años. Así que Leo, no te preocupes, ya tienes 41. No pasará mucho tiempo para que ganes tu primer Óscar. Además, todos los premios que llevas por The Revenant deberían servir de algo, ¿no?

gettyimages-52124157-1-736×414

El equipo de las boletas, una parte esencial de los minions que preparan los Óscares, a punto de enviarlas por correo a los miembros de la Academia.

Así que ya lo saben: narren historias verdaderas en tiempos de la Segunda Guerra Mundial que elogien al mismo cine, interpretadas por mujeres feas y mentalmente limitadas de 35 años. Muy probablemente, así podrán obtener un Óscar, al menos en su próxima vida. Y de paso tener un gran aumento de salario y ser el sueño de el casi billón de personas que sintonizan la ceremonia.

PARA LEER MÁS

Sebastián Quiroz Navarro

Gamer de corazón, reseñador y hipster wannabe y amante de la cultura geek. Estudiante de Ciencias de la Comunicación en la UNAM.

This Post Has One Comment
  1. Me parece un buen artículo, con mucha información sobre la historia y el intríngulis para obtener una estatuilla. Pero según esto, parece imposible obtener el premio siguiendo las reglas e instrucciones; sólo sería posible si se toma en cuenta solamente una o dos, como máximo.

    Me gustó por lo que aprendí. No me gusta porque se discrimina a las personas por su edad.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *