skip to Main Content
Menú

Cuentos de hadas: la realidad de lo maravilloso

fairyç

Doodle de Caperucita Roja (2012). 

Algunos cuentos de hadas son cuentos clásicos (como "La Bella Durmiente"); pero, no necesariamente los cuentos clásicos son cuentos de hadas ("Caperucita Roja").

Si se hicieron bolas –tanto como nosotros–, quédense con lo que alguna vez J. R. R. Tolkien dijo: los cuentos de hadas son las aventuras que los seres humanos, como tú o como yo, viven en «Faërie», la tierra de las hadas; lugar donde encontraremos reyes, princesas, dragones, ogros, elfos, duendes, lobos y todo lo referente a lo maravilloso: elementos extraordinarios que siempre han estado allí y que no necesitan explicación.

orco

Y a todo esto, ¿qué chingados son las hadas?, las hadas son muy pero muy viejas, provienen de la mitología celta (Reino Unido), son mujeres con alas de mariposa o pájaro, mágicas y bellas, protegen el bosque y viven alejadas de la gente. No cualquiera es digno de conocerlas. 

Si se lo preguntaban, las hadas no siempre son buenas, algunas gustan de robar bebés, desaparecer hombres y otro tipo de cosas bien extrañas.

hada

Lo que más nos interesa de los cuentos de hadas no es su componente clásico tan rayado como un disco de Cri Cri –buenísimos en todo el sentido de la palabra, #NoEsChoro–, lo que nos obsesiona para meternos en ellos son las princesas, mujeres que enfrentan la adversidad tal y como es, sin olvidar el “empujón” de un hada madrina.

Queremos saber con quiénes se casan las princesas y con quiénes vivirán felices para siempre; y lo mejor de todo es que hemos descubierto el cómo lo logran, un proceso que lleva años, toda una vida.

Los cuentos de hadas son reales, de verdad suceden en nuestro mundo que muchas veces no tiene nada de maravilloso, no nos cansaremos de decirlo, como no nos cansaremos de cantar Caminito de la escuela.

"Caminito de la escuela" - Cri Cri

En este número no esperen un recuento de los “más famosos cuentos de hadas”, no, ¡Qué hueva!, aquí esperen toparse con el príncipe o la princesa que siempre quisieron ser; esperemos que al final de este número se transformen en lo que quieran: hadas, lobos, princesa, príncipes o dragones. El punto es que sean felices por siempre. #SomosCursis.

feliz

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *