skip to Main Content
Menú

Dos caras: la pelea entre el bien y el mal según los cómics

heroevillano_ca

Este Guasón en The Killing Joke (1988) fue la inspiración para el diseño de Jared Leto en Suicide Squad.

En lugar de causar maldades a otras personas, los buenos villanos tratan de erradicar o volcar nuestro concepto de bondad, sea cual sea su significado.

El villano, sin duda alguna, es uno de los elementos más importantes para contar una historia. Sin un antagonista al cual enfrentarse, el protagonista la tiene difícil para encontrar un conflicto que superar. Se necesita de un malo que se oponga en todo sentido al héroe o heroína; tal vez un doble agente, un doctor malvado, o un otro compitiendo por el amor de alguien más. Quien quiera que sea, un buen villano es aquel que creemos verdadero, tridimensional, y no solo hace cosas malas para oponerse al héroe, o ser malo malote malotote.

Al igual que muchos arquetipos en la literatura, el villano se encuentra presente en casi todas las historias, desde Lisístrata (412, a.C.) hasta Legalmente rubia (2001), pasando por películas como M (Fritz Lang, 1931) hasta The Lucky One (Scott Hicks, 2012). Son la sombra del héroe, y su personalidad cambia dependiendo de las fortalezas y debilidades de la entidad heroica. Piensen en cómo El Emperador, de Star Wars, es la contraparte de Yoda, o Saruman de Gandalf en The Lord of the Rings.

Batman-The-Killing-Joke-45

Página de The Killing Joke, donde Batman le da una segunda oportunidad a El Guasón

Desde un punto de vista más narratológico, es más interesante un villano con una historia trágica, es decir, que alguna vez fuera más humano que bestia, y no solo malo porque es malo tipo Disney. Es por eso que The Killing Joke (1988) de Alan Moore es considerado el mejor comic sobre el Guasón. Tampoco son lo mismo el Duende Verde y The Kingpin, o Magneto y Apocalipsis. Aunque algunos buscan los mismos fines, son sus métodos y razones, sus diferentes cosmovisiones, historias de fondo y objetivos, lo que los hace resaltar.

El héroe y el villano son dos caras de la misma moneda, separadas por el bando en que se lucha. El bien y el mal son tan antiguos como la misma humanidad, y una forma moderna de enfrentamiento entre estas dos entidades está representada en los héroes y villanos de los comics y sus adaptaciones. Y aunque a lo largo de los años las concepciones de ambos conceptos se han mantenido relativamente iguales, es el significado del “mal” el que ha sufrido la mayor cantidad de cambios e interpretaciones relativistas.

Tumblr_m4juxu4Rwg1qidrtmo1_1280

En otra página de The Killing Joke, El Guasón se pregunta por qué es malo.

Por suerte, el sociólogo francés Jean Baudrillard, en La Transparencia del Mal (1995), nos logra dar una explicación; “el mal ya no es lo contrario al bien, sino una indiferencia hacia éste”. Eso es lo que hace a los villanos más memorables y provoca que amemos odiarlos. En lugar de causar maldades a otras personas, los buenos villanos tratan de erradicar o volcar nuestro concepto de bondad, sea cual sea su significado.

Por ejemplo, para todos los que somos fanáticos de la serie de Daredevil (2015-) de Netflix, la conversación entre Frank Castle y El Diablo de Hell’s Kitchen en la azotea durante la segunda temporada plantea algo interesante. Daredevil, al ser el representante del bien, decide no matar a los delincuentes una vez que los atrapa, pues cree en el sistema legal. De esta forma, trata de demostrar que la moral “tradicional” sí sirve de algo, mientras que el resto de los personajes mata a todo aquel que se oponga a sus objetivos. Entonces ¿quién es realmente el villano? Y más aún, ¿los villanos son responsables de su forma de ser?

La mejor escena de la segunda temporada en Daredevil

Muchos de los héroes que vemos en los cómics o películas son los responsables de crear a sus propios enemigos, ya sea de forma literal o figurativa. Batman es responsable de la creación de El Guasón debido a que Bruce lanzó a un ladrón a una piscina de químicos, lo cual transformó al pobre hombre en un payaso psicótico. De igual forma, Daredevil es responsable, de forma indirecta, de que Wilson Fisk se convirtiera en The Kingpin, o Frank Castle en The Punisher. En realidad, los héroes empujan a estos personajes a convertirse en una contraparte de sus alter egos.

Pero volvamos a Batman. El Guasón y el Caballero de la Noche pueden verse como las caras opuestas de la misma moneda. Como diría Alan Moore, un día malo es todo lo que se necesita para crear a estas dos entidades. El bad day de Bruce es el asesinato de sus padres, y para El Guasón, fue fracasar como comediante, recibir el anuncio de la muerte de su esposa embarazada, y caer en una piscina verde. Claro, ambos reaccionaron de manera diferente.

Rescatemos al filósofo existencialista francés Jean-Paul Sartre, en El ser y la nada (1943), cuando habla nihilismo sobre: “No tengo ni puedo recurrir a cualquier valor (…) tengo que darme cuenta del sentido del mundo y de mi esencia.” O en palabras más mortales, el darnos cuenta que la vida no tiene un sentido, nos obliga a crear nuestro propio sentido. Para Batman significa vestirse como un murciélago y combatir el crimen, lo cual es bastante razonable, si me lo preguntan. Por otro lado, El Guasón trata de retorcer la moral de todos, como lo hizo con Harvey Dent en The Dark Knight.

detective-739-18vrum6

De No Man’s Land, Detective Comics #739. Dos Caras tiene bajo juicio al Comisionario Gordon.

Pero en lugar de decidir aniquilarse, Batman y El Guasón terminan aceptando que uno necesita del otro, como se muestra en la trilogía de Christopher Nolan. Los dos se complementan. No hay forma más clara que en Batman (1989), en donde el payaso trata que el murciélago reformula su concepción de la moral y Batsy hace lo mismo con El Guasón. Pero a diferencia de la interpretación de Tim Burton, en The Dark Knight (2008) las dos entidades ya están formadas en el momento que chocan. Es el mismo Batman el que obliga a El Guasón ser El Guasón. Son los métodos del murciélago los que empujan a los jefes criminales a contratar al payaso, siendo un error que todos lamentarían. La presencia de The Joker en Ciudad Gótica es totalmente responsabilidad del alter ego de Bruce.

Lo que hace al Guasón uno de los mejores villanos, es que, retomando el concepto del mal de Braudillard, trata de seducir a Batman, al Comisionario Gordon y a otros para que abandonen sus fundamentos morales y que hagan algo impensable por ellos, con lo cual logra una corromper su idea del “bien”. Muchos villanos combaten el bien con el mal. El Guasón, en realidad, aniquila el bien.

2881970-screen_shot_2013_02_19_at_4.59.00_pm

Según Scott Snyder, si Batman mata a El Guasón violaría su propio código moral, tal y como ocurre en Batman #17

Pero, a menos que sean estos dos iconos de DC, el resto de los villanos más tradicionales nacen debido a que los héroes imponen una justicia y orden excesivos y a ultranza, creando un desbalance en el universo moral. Esta idea de una sociedad sin balance es el centro de la filosofía de sociólogo francés Jean Baudrillard; en La Transparencia del Mal, menciona que la moralidad que buscan los héroes es imposible, debido que, aunque tratan de alcanzar la justicia por medio de golpes, crean versiones más extremas del orden, a la cual los criminales buscan oponerse. Piensen en Bullseye, cualquier miembro del Escuadrón Suicida, o el mismísimo Guasón. Y todos buscan darle sentido a su vida, ¿no lo creen?

En palabras de Braudillard, “toda liberación afecta equitativamente al bien y mal. El libertinaje de la moral y las mentes implica crímenes y catástrofes. El libertinaje de la ley, en cambio, lleva inevitablemente a la liberación del crimen”. Emerge una lucha interminable entre el bien y el mal, en donde los resultados son menos satisfactorios y los riesgos cada vez mayores para quienes gustan pelear contra el crimen en trajes de spándex.

1171375

Wolverine: Enemigo del Estado, por Mark Millar (2008)

Pero no todo es blanco y negro. No olvidemos el terreno grisáceo, en el que sus moradores buscan darle sentido a sus vidas mediante métodos que pueden considerarse inapropiados. Harvey Dent, alias Dos Caras, The Punisher, Deadpool, Stick, The Comedian y Wolverine, como muchos otros, son cuestionados por sus formas de conseguir un equilibrio social, pero normalmente funcionan como peones para alguna de las dos grandes entidades benévolas o malignas.

Estos son los verdaderos protagonistas. Los papeles que alguna vez fueron interpretados por semidioses, ahora están en manos de los personajes de cómics. La batalla entre el bien y el mal es tan antigua como el hombre y nunca tendrá fin. Lo único que podemos hacer es disfrutar. Y después de ver las siguientes películas de DC y Marvel, no hay mejor momento para estar vivo y presenciar esta épica batalla.

PARA LEER MÁS

Sebastián Quiroz Navarro

Gamer de corazón, reseñador y hipster wannabe y amante de la cultura geek. Estudiante de Ciencias de la Comunicación en la UNAM.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *