skip to Main Content
Menú

Eclipso: el camino de la maldad en el mundo de los superhéroes

05.Eclipso_thumb copy

En el New 52 de DC Eclipso es conocido como Lord Kaala.

Eclipso aborda la maldad desde el punto de vista de la maldad misma: cómo la venganza está inmersa en el ser humano y todas las caras que posee.

Eclipso, antes de 1991, siempre había sido un villano más en el universo de superhéroes DC (la segunda editorial más importante en el mercado de cómics en Estados Unidos).  Desde su aparición al inicio de las década de los sesenta, había peleado con mayor o menor fortuna contra Supermán, Batman, Mujer Maravilla, etc. Sin embargo en 1992 la miniserie Eclipso: The Darkness Within (Eclipso: la oscuridad interior), que apareció en varios anuales de las revistas de los superhéroes más importantes de DC, así como en dos números especiales, hizo que este villano alcanzara una mayor importancia.

JLA-v2-Annual-06-01HaCsA

La principal cualidad de Eclipso es que sacará lo peor de ti, ya que todos tenemos un “lado oscuro”.

En dicha miniserie, Eclipso, desde su guarida en el lado oscuro de la luna, transforma a la mitad de los superhéroes de DC utilizando pequeños diamantes negros, mientras que enfrenta a la otra mitad con el fin de conquistar la Tierra. Obviamente los superhéroes, después de ser derrotados de manera individual, se organizan bajo la guía de Bruce Gordon, acérrimo enemigo de Eclipso y genio detrás de una serie de armas basadas en la luz, para viajar hasta la luna, destruir su castillo y vencerlo, reduciéndolo a un simple diamante negro.  Todo eso y más detalles (así como futuras encarnaciones de Eclipso en años posteriores) se puede encontrar en la biografía en wikipedia de Eclipso.

Eclipso, así llamada la revista, duró 18 números entre octubre de 1992 y abril de 1994 (mes en el que fue cancelado por ventas bajas). En los primeros números el equipo fue el mismo de la miniserie Eclipso The Darkness Within: el argumentista y bocetista Keith Giffen (autor de Lobo y La Liga de la Justicia de los noventa), Robert Loren Fleming, dialoguista, el dibujante Bart Sears (dibujante de la Liga de la Justicia Europea), y Raymond Kryssing, entintador. Desafortunadamente el equipo creativo tuvo muchos cambios (lo cual seguramente fue una de las razones más importantes para la poca duración de la serie). En el número 3, Bart Sears abandonó la revista, y antes de encontrar a Audwyn Jermaine Newman, quien se volvió el dibujante de los últimos 8 números, pasaron otros cuatro dibujantes. También Keith Giffen abandonó la revista a partir del número 8, dejando sólo a R. L. Fleming en el argumento y escritura de la historia, quien junto a Raymond Kryssing fueron los únicos que permanecieron durante los 18 números.

Eclipso Darkness Within 01 00
Eclipso Darkness Within 01 00
Eclipso The Darkness Within 2
Eclipso Vol 1 9
Eclipso Vol 1 8
Eclipso Vol 1 10
Eclipso 11
Eclipso 12
Eclipso Darkness Within 01 00Eclipso The Darkness Within 2Eclipso Vol 1 9Eclipso Vol 1 8Eclipso Vol 1 10Eclipso 11Eclipso 12

Algunas portadas de Eclipso.

La trama general del cómic no fue muy diferente a cualquier aventura de superhéroes.  Un supervillano, Eclipso, a través de sus diamantes negros, “eclipsa” (vuelve malos a sus víctimas aprovechándose de sus sentimientos de enojo, ira y rabia) a la población de Parador, un país ficticio en Sudamérica y los convierte en productores y exportadores de drogas. Pero cuando en Estados Unidos Bruce Gordon se entera de que Eclipso no está muerto, organiza a todo un ejército de superhéroes para ir a derrocarlo, incluyendo a su esposa Mona y a su suegro el Profesor Bennet. Lo intentan dos veces y fallan (en el segundo intento mueren alrededor de diez superhéroes). Es solo hasta la tercera ocasión cuando se aparecen los grandes nombres de DC como Supermán, Mujer Maravilla, Linterna Verde, y logran vencerlo.  

Lo realmente interesante de esta serie, además de que el personaje central es un villano, radica en el punto de vista a través de la cual está narrada. Eclipso es la representación de la maldad y en especial la venganza, su origen y su transmisión. Así se ve en ciertos capítulos (los números 7, 8 y 10) en los cuales el equipo creativo se olvida de la típica trama de superhéroes y supervillanos y plantea tres microhistorias con un tono distinto, de tipo gótico, policíaco y hasta filosófico.

EL VILLANO

 Ted McKeever, reconocido creador del cómic independiente norteamericano y europeo, dibujó los números 7 y 8, salidos a la venta en mayo y junio de 1993. Estos episodios ubican el relato entre el 12 y 20 de febrero de en 1891 en el Londres victoriano cien años antes en el tiempo. En el número 7, que se titula “Back With a Vengeance” (“De regreso y con venganza bajo el brazo”) se narra la historia de la encarnación de Eclipso en el siglo XIX después de haber sido encerrado en una caverna del Congo africano durante milenios. 

El relato inicia siguiendo a un traficante de joyas que va a recoger un diamante negro que está fragmentado en 100 partes por un maestro joyero. Después de recibir los 100 diamantes, para no dejar huellas, el traficante manda a matar al maestro. Sin embargo, éste, antes de ser asesinado por los malhechores, les habla sobre el trabajo que le hizo al traficante, sembrando la codicia en ellos. Los malhechores van por el traficante, le roban los 100 fragmentos de diamante negro y lo dejan medio muerto. Después, hacen circular las joyas por todo Londres, de la cuales una cae en manos del juez Pendleton, quien trabaja en la corte central, y quien después de juzgar el caso de un hombre que mató a su mujer, recuerda cómo su esposa fue violada y asesinada por unos ladrones.

Esto hace que el juez se llene de rabia y permita que Eclipso tome posesión de su cuerpo a través del diamante negro.  El juez emprende toda una cruzada de venganza para matar al asesino de su esposa. Y lo logra. Pero en el camino asesina a otra mujer, a varios policías y con ayuda del diamante negro destruye la cárcel. Lo más interesante de todo esto es que, mientras lleva a cabo su cruzada, Eclipso en voz en off –o monólogo interior mientras posee el cuerpo del juez–, va relatando lo que es poseer un cuerpo, el sabor de la corrupción del mismo y los nuevos poderes que ahora tiene. Desafortunadamente esa experiencia significa su fin.

El juez Pandleton no sabe que el sol (la representación de la pureza) es su gran enemigo. Así que cuando llega el amanecer y él cree haber escapado de la policía y que va a poder lanzarse a la conquista del mundo, el sol golpea al juez, haciendo que Eclipso deje el cuerpo y regrese a la luna.  Por un momento, parece que la humanidad se ha librado de la maldición de Eclipso. Sin embargo, en otra parte de Londres, una mujer, Irene Adler, ha recibido un regalo: unos aretes hechos de diamante negro. 

Eclipso-7-1993

Inicio de “Back Whit a Vengeance”.

En el número 8, titulado “Good Night, Mr. Holmes!” (“¡Buenas noches, Señor Holmes!”) la historia todavía se vuelve más interesante. Porque entran en escena el Dr. Watson y Sherlock Holmes, quienes tienen que resolver la muerte del rey de Bohemia, asesinado por su ex-amante Irene Adler, una cantante de ópera. Al llevar puestos los aretes hechos de diamante negro durante una gala musical y ver a su ex-novio con su nueva pareja después de mucho tiempo, consumida por los celos, es poseída por Eclipso. A la historia se le añaden tintes de relato policiaco con el Señor Holmes y Watson persiguiendo a la asesina, quien en el camino mata a su prometido y hace que el Doctor Watson también sea poseído por Eclipso. Sin embargo, gracias al olfato de detective de Sherlock Holmes, este logra arrinconar a Watson-Eclipso en una iglesia con grandes ventanales. Y gracias al sacrificio de Irene, quien rompe el ventanal de la catedral dejando que la luz entre, salva al Dr. Watson y logra derrotar a Eclipso. 

Eclipso-8-1993

Momento en que Sherlock Holmes salva al Dr. Watson en “Good Night, Mr. Holmes!”.

Por último, encontramos el número 10, ilustrado por Colleen Doran, ilustradora ganadora del premio Eisner y Harvey y que trabajó para Sandman de Gaiman. Darkseid, uno de los villanos clásicos de Supermán, va a visitar a Eclipso al lado oscuro de la luna para llevar a cabo su acostumbrada partida de ajedrez. Pero mientras ambos juegan, narran su pasado: primero Eclipso, quien confiesa haber sido creado por Dios como su espejo negativo. Cuenta que durante el escape de Noé en su Arca él fue la fuerza detrás del Diluvio Universal. Y qué después de que el Arca hubiera sobrevivido, él capturó a la paloma que Noé soltó para ver si estaba cerca de tierra firme. Pero al intentar matarla, ésta se convirtió en luz blanca, que fue la que encapsuló a Eclipso y lo volvió el diamante negro o “The Heart of Darkness” (“El corazón de las tinieblas”). Así, fue castigado por Dios y enviado al lado oscuro de la luna. No sería sino hasta muchos años más tarde que Henry Gordon se volvió el traficante de joyas que lo liberaría.

Por su lado, Darkseid platica de cómo corrompió el alma de un niño que tenía dos mascotas: un gato y un pájaro, que amaba por igual. Fascinado por la pureza del niño, se dio a la tarea de corromper su alma. Fue así como un día, el pájaro desapareció. Y en su lugar solo quedaron plumas. El niño, convencido por Darkseid de que el gato se lo había comido, lo enterró vivo para que sufriera la misma suerte que el pájaro. Sin embargo, al día siguiente el pájaro regresó; en realidad Darkseid se lo había llevado. El niño, lleno de arrepentimiento, fue a desenterrar a su gato, pero éste ya estaba muerto. Así, el niño cambió el arrepentimiento por la cólera matando al pájaro. Desde entonces, ese niño se convirtió en la mano derecha de Darkseid

Eclipso-10-1993-1024×1024

Henry Gordon, hijo de Bruce Gordon, viajando con la máquina del tiempo de H.G. Wells.

Estos tres números por sí solos, a mi gusto, hacen de la serie de cómics de Eclipso un experimento muy interesante en el panorama del universo habitual de las aventuras de superhéroes. Abordar la maldad desde el punto de vista de la maldad misma: cómo la venganza está incubada en el ser humano y las caras que posee.  Obviamente al final de la serie no triunfa el mal. Pero me parece que cómics de este tipo (así como los de Wolverine  y Punisher, dos vigilantes más que superhéroes) presagiaron el cambio tanto en los cómics como en la televisión. Ejemplos como Los Soprano, The Wire y Breaking Bad muestran lados del villano que ya no son tan detestables, porque en el fondo guardan ese lado oscuro de la condición humana que todos llevamos dentro. 

PARA LEER MÁS

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *