skip to Main Content
Menú

El niño que debió morir

dumbledore2

Harry hizo una visita express a la muerte en Harry Potter y las reliquias de la muerte (2007).

Estamos en el año del resurgimiento de "Harry Potter", primero con la publicación de "Harry Potter and the Cursed Child" ("Harry Potter y el legado maldito"), el primer libro de Harry Potter en nueve años, y ahora, cuatro meses después, con "Animales Fantásticos y Dónde Encontrarlos", la primera película sobre el mundo de Harry en cinco años.

Sin embargo, la recepción del primero resultó ser una decepción, y la del segundo queda por verse, aunque su recepción tampoco parece muy prometedora. Allá en mayo, meses antes de la publicación en inglés de Harry Potter y el legado maldito, la trama se filtró en Internet, y la premisa era tan ridícula que se llegó a pensar que se trataba de un elaborado plan para que no se conocieran los detalles de la obra, que acababa de estrenarse en Londres. Cada detalle filtrado, sin embargo, resultó ser cierto, para la decepción de muchos, la risa de otros, y la satisfacción de algunos pocos. 

Ahora, algunos meses después, con sólo pocas semanas antes del estreno de Animales fantásticos, empiezan preocupaciones similares, mismas que han existido antes del estreno de cada película, de cada publicación posterior de J.K. Rowling, y de cada derivado de la serie original de libros, desde los parques temáticos hasta la obra de teatro, y, por supuesto, Pottermore: ¿qué pasa si esto no es tan bueno como Harry?

LET SLEEPING DOGS LIE

Cuando se publicó Harry Potter y las reliquias de la muerte en 2007 la expectativa de muchos de los lectores de las novelas era ver la muerte de Harry en el último libro. La muerte de Harry hubiera significado, primero, un final trágico que si bien sería doloroso también sería satisfactorio, precisamente por el acto heroico que llevaría a la muerte. Significaría, además, el final definitivo de la saga: no existiría posibilidad de más historias acerca de Harry Potter y su ciclo se cerraría, en teoría, de manera perfecta, con un sacrificio. Sin embargo, ésta era solo una de las teorías en torno a lo que ocurriría en Las reliquias de la muerte, y la otra era, por supuesto, la que resultó ser definitiva: que Harry no moriría.

giphyop

Ahora esto conllevaba otros problemas, principalmente desde una perspectiva editorial.

El que Harry no muriera en Las reliquias de la muerte significaba un final abierto para su vida, y por lo tanto, igual que ocurrió en 1605 con la primera parte de Don Quijote, en teoría permitiría a cualquiera (en lo que cabe lo legal) retomar la historia del niño mago y seguir construyéndola lejos de las ideas originales de J.K. Rowling. La solución perfecta a este problema se presenta al final del mismo libro, con otra pieza de creación en torno a Harry Potter que resultó ser una decepción para sus fanáticos. Aquellos que esperaban la muerte de Harry en the Cursed Child se encontraron no solo con que Harry vive, sino con que, para dar un final incluso más cerrado a lo que en ese momento era el último libro definitivo de la serie, diecinueve años después está viviendo feliz y satisfecho en compañía de su familia: su cicatriz no lo ha molestado en diecinueve años, todo está bien.  

En su momento, el epílogo parecía irrisorio ya que después de siete libros dedicados a los trabajos y sufrimientos del joven Harry Potter, en los que se encuentra un sinnúmero de muertes trágicas, de decepciones, y sobre todo de crecimiento, todo parecía cerrarse de forma demasiado perfecta, demasiado feliz. Y sin embargo, era un cierre. No era satisfactorio para muchos, pero era un cierre. 

CONTINÚA ABAJO…

¿CUÁL ERA LA NECESIDAD, ENTONCES, DE VOLVER A ESCRIBIR SOBRE HARRY POTTER?

Durante nueve años la necesidad fue, de hecho, inexistente. Incluso antes de la publicación de los últimos libros de la serie los fans ya sobrevivían bastante bien creando sus propias versiones del final o de cualquier otro evento en la vida de los personajes a través del fanfiction. Así, de cierta forma parece que todas las suposiciones, todas las invenciones hechas en torno al futuro de Harry, Ron y Hermione después de Las reliquias de la muerte quedan del todo descartadas cuando se publica un octavo libro para nada parecido a lo que los fans de la historia querían para los personajes que ya habían hecho propios.

maxresdefault

Noma Dumezweni y Emma Watson, las Hermiones de la obra de teatro Harry Potter and the Cursed Child y de las películas.

Por sobre todas las cosas, El legado maldito es, de hecho, un trabajo bastante deficiente incluso en relación a las creaciones de los fans, quienes, finalmente, saben precisamente qué es lo que quieren de la historia, y qué es lo que no. Una de las principales quejas sobre El legado maldito fue, por lo tanto, que el nuevo libro no respeta lo que los otros siete libros habían planteado acerca de sus personajes, acerca de sus pasados, y acerca de sus futuros. Por un lado, por supuesto, el libro ofrece respuestas satisfactorias a preguntas hechas hace nueve años, por ejemplo en el hecho de que Hermione sea ministro de magia; pero otras respuestas eran de hecho bastante inconsistentes con los personajes de los primeros siete libros, como que Harry Potter, huérfano desde bebé, criado en una familia abusiva, sea capaz de decirle a su hijo menor que a veces desearía no ser su padre.

harry-potter-cursed-child-2-0

Imagen de Harry Potter and the Cursed Child en el teatro The Palace Theatre, Londres. Fotografía de Manuel Harlan.

Independientemente de sus inconsistencias, El legado maldito se lee como un fanfiction escrito por alguien nuevo al mundo del fanfiction. Recurre a elementos clásicos a la creación de los fans tales como los viajes en el tiempo, romances entre los hijos de los personajes originales, e incluso, ¿por qué no?, la hija ilegítima de Voldemort con Bellatrix Lestrange. Sobre todo, la obra no tiene el mismo sentimiento de urgencia y amenaza que los otros libros, especialmente porque, al igual que Las reliquias de la muerte cierra de forma demasiado limpia, demasiado perfecta, dando la idea de que a pesar de las tribulaciones por las que pasan los personajes, y a pesar de las terribles consecuencias a las que podrían llevar sus acciones, debido a que nada de importancia sucede al final de la obra, en realidad es del todo innecesaria. 

PARA LEER MÁS

Gabriela Villanueva

Gabriela Villanueva es maestra de literatura. En su vida imaginó que iba a terminar dando clases sobre Samuel Pepys.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *