skip to Main Content
Menú

El siniestro encanto del rock oscurecido con personajes de la literatura

3cdd9dfb-8ea0-4260-a806-43ca886bc0b2-2060×1662

Un par de góticos en el Batcave de Londres, 1984. La “cueva de los murciélagos” era un bar infame que vio al movimiento gótico desarrollarse. Su propietario, el cantante de la banda Specimen, se parecía demasiado a Tim Curry en el Show de Horror de Rocky. Foto de Dave Hogan/Getty Images.

A finales de los 70, la cultura punk vino a menos y el género pasó de lo estridente y contestatario a la revelación de lo oscuro; de la anarquía a lo metafísico de la personalidad humana y de la violencia al romanticismo exagerado. Nadie imaginó que lo que serían brincos, gritos y “guitarrazos” se convertiría en sonidos melancólicos cargados de tristeza en letras profundas, íntimas, hasta críticas y vampirezcas para dar paso a lo que hoy se conoce como el rock gótico.

El también llamado dark y otras cuantas derivaciones tuvieron su origen en los albores de los ochenta, una década que musicalmente parecía aportar poco y que el mercantilismo aprovechó muy bien para recargarse en la cultura juvenil. El génesis se dio en el new wave, con toques experimentales que se distinguieron por sonidos un tanto melódicos y melancólicos engendrados en la música del grupo Bauhaus que en 1979 estrenó su irónica canción “Bela Lugosi’s Dead”. Con ello quedaba oficialmente inaugurado el oscurismo del nuevo género musical. ¿Por qué oscuro? Además del contexto cultural que acompañó el surgimiento, bastaba saber que Bela Lugosi había sido el actor de Drácula y otras películas de terror en los cincuenta y sesenta, lo que desde luego nos llevará a asomarnos por los caminos literarios que influenciaron el movimiento.

Escucha una de las canciones que lo empezaron todo

La denominación gótico proviene de una anécdota. El grupo UK Decay estaba en estado etílico durante una entrevista, y respondieron de forma hilarante cuando se les preguntó cuál era el concepto de su música: rock gótico… una ocurrencia que finalmente definió al género. Entre los grupos pioneros del gótico están también Siouxsie and The Banshees, Joy División, The Cure, Sex Gang Children y Christian Deadth, aunque probablemente podríamos remontarnos una década atrás y hablar sobre el mítico Black Sabath, quien también aportó mucho a la escena dark.

No podemos ir más atrás de Black Sabbath

La fuente inspiradora de la música y cultura gótica no sólo era la tristeza. Había otras ideas que rondaban el espíritu de lo oscuro: una tiene que ver con el culto a la muerte y lo satánico, y la otra es justamente lo que distingue al género gótico del punk decadente. Se trata de la no violencia, y sobre todo la búsqueda de figuras líricas más tendientes a la paz y la reacción creativa, con tal de revelar la miserable existencia humana.

Fue así que el género rock gótico tuvo una relación dependiente con la literatura. En 1976, Ann Rice publica Interview with the Vampire con aquel personaje principal oscuro que sólo quería compañía y amor. Su éxito generó un público interesado en letras de este tipo y también se manifestó en la vestimenta de los intérpretes, como por ejemplo Dave Vanian, cantante de Dammed, quien apareció en un concierto disfrazado de vampiro.

Los músicos ochenteros se basaron en las corrientes romanticistas y decadentistas que finalmente inundaron las letras de terror. La creación se dio a través de lo macabro y sobrenatural en las primeras líricas, frecuentemente con historias de magia, poseídos, ocultismo y todo aquello que pareciera terrorífico, teniendo como marco el famoso bar Bat Cave londinense donde prácticamente se desarrolló la escena gótica.

Para los noventa, Alemania se integra al movimiento con un toque muy distinto: el “metal”. Los sonidos guturales de sus voces y la construcción armónica enérgica distinguió lo que más tarde se conoció como death y heavy. En esta escena el satanismo y odinismo quedaron de manifiesto al grado que Noruega vivió la quema de iglesias supuestamente bajo la influencia de las letras de Varg Vikernes, Mayhem y Darkthrone.

mayhem

La banda Mayhem era tan “dark” que se le atribuyeron la quema de varias iglesias en Noruega, e incluso emplearon la fotografía de uno de sus integrantes tras su suicidio para la portada de The Dawn of the Blackhearts

Cabe mencionar que no todos los grupos metaleros de heavy o lo que se conoce como deep metal son góticos porque se refieren a lo satánico. Sin embargo, el movimiento los integra, tal y como sucede en el cine y la literatura. De éstos, Black Sabath es considerado el padre absoluto del género heavy metal con Ozzy Osborne al frente y su fama de comer murciélagos en escena (algo que más bien obedeció a momentos de borrachera que derivaron en su famoso numerito).

Lo que no se puede ignorar con Black Sabath es la representación teatral de sus conciertos, las escalas tétricas en sus melodías y, desde luego, el precedente que sienta con su primer disco en 1970 del mismo nombre que la banda. En el álbum, la canción “Behind the wall of sleep” es claro reflejo de la narrativa titulada “Beyond the wall of sleep” del mismísimo Howard Philip Lovecraft, quizá el escritor más influyente del siglo XX en el género del terror. Vale la pena contar que la historia de Lovecraft habla sobre una conexión con un supuesto ser de luz por parte de una persona que está a punto de morir y recibe terapia psicológica. Esa alma iluminada ha trascendido distintas vidas, lo que permite entender al ser a través de dimensiones y sueños infinitos del universo, teniendo la luz como espíritu final, aunque ahí también habitan los demonios. Por la parte que corresponde a la canción de Black Sabath, cuenta la historia de un moribundo que busca la luz pasando por las paredes de cada sueño, y al convertirse en cadáver, deberá caer de rodillas para que el espíritu se levante.

Lovecraft, de acuerdo a sus seguidores, ha creado la filosofía “cosmicista” que revela la fragilidad humana ante la inexistencia de divinidades en un cosmos infinito, donde al mismo tiempo podrían habitar seres superiores que dejarían al ser humano como un simple insecto destructible. Esta idea ha permeado también el dark. Así, en Lovecraft se inspiraron otras bandas como Metallica, Blue Oyster Cult y Celtic Frost por mencionar algunas. Y si bien el metal es distinto al gótico, sí guarda una relación con la temática pesimista y terrorífica de su imaginario.

DEL GÓTICO AL METAL

Una década más tarde, en 1979, un grupo de Manchester constituido por 4 jóvenes desalineados se presentó en El show de John Peel, toda una institución de la televisión inglesa de formato musical. Aquí aparece otra leyenda acerca del término gótico, pues se dice que Peel calificó con ese adjetivo la actuación de estos muchachos conocidos hoy como Joy División y sobre quienes pesa la lamentable muerte de vocalista Ian Curtis (ellos se convertirían después en New Order). Más allá de la morbosa curiosidad sobre su trágica muerte, están las etiquetas que recibió su música: after-punk, coldwave, darkwave o goth rock.

Joy Division fue la clara muestra de que el espíritu combativo y anárquico del punk había fracasado en su lucha constante contra el sistema y lo había reemplazado con una moral cruda que despeja la confrontación y se embota de un estado anímico doloroso, oscuro y solemne. Sus letras se acompañaron de las Almas Muertas de Gogol y también del la figura desagradable de un colgado en la cocina narrado por J.G. Ballard en La exhibición de las atrocidades.

Ian-Curtis

Ian Curtis, de Joy Division, también se suicidó, quizá debido a la penumbra que eclipsaba toda la filosofía dark. Curiosamente, se colgó en la cocina al igual que el personaje de J.G. Ballard

Por otro lado, está el ámbito de las “tribus urbanas” góticas y su consumo cultural que definió una identidad a partir de la literatura y la música. Aunque este no es un artículo sobre el rock gótico, tema que puede encontrar el lector en cualquier sitio de internet, sí buscamos establecer la relación entre los ámbitos musicales y literarios que acompañan el término en calidad de movimiento juvenil, y aquí cabe mencionar que la música es prácticamente el centro que delimita las identidades pero no es autónoma, sino que se nutre de la lectura voraz de autores asociados con el nihilismo, la oscuridad, el pesimismo en temas como el suicidio, el diablo, la muerte, la necrofilia, la vulnerable existencia humana, los vampiros o el ocultismo; todos ellos como el crisol que permite establecer una crítica al sistema social en sus distintas instituciones. Si fuera un cuadro, enmárquese al gótico en las letras de Rimbaud, Baudelaire, Poe, Stoker o Shelley que también en sus oscuras historias plasmaron críticas a sus sociedades. Los góticos de todos los tiempos tienen esta línea que bajo el cariz alternativo de la música, y en general cualquier consumo mediático, deja de manifiesto su terrible desencanto social.

IMG_17241

El tianguis de El Chopo en la Ciudad de México es el paraíso de lo feo, lo sucio y lo grotesco: lo dark. Foto obtenida de revistaperroverde.com

La transición del punk agresivo a la melancolía gótica no fue tan difícil, puesto que ambos detestaban toda una pila de ámbitos que incluyeron la educación, el gobierno y todo aquello que representaba una convención social, lo que condujo a la admiración irreverente por lo feo, lo sucio o lo grotesco; aquello que nadie quiere. Luego de tantos cuestionamientos, pasaron del hazlo por tí mismo” al “cualquiera puede”, lo cual derivó en la creación de industrias culturales alternativas alejadas de lo comercial que en los 80, por cierto, eran bastante superfluas. Por primera vez surgieron las fanzines, las productoras de video y música independientes y los festivales alternativos en lugares como Inglaterra. En México bien podríamos estar hablando de esto mismo reflejado en el emblemático tianguis del Chopo, que aglutinó una cultura diferente, alternativa y que daba salida a aquello que nadie quería distribuir o que como mexicanos nos daba pena aceptar. Aquí puede decirse que los góticos pasaron de ser consumidores a creadores, claro, hasta que también el dinero representó la industria que hoy ya es conocida como dark.

La multiculturalidad gótica ha ido diversificando sus tendencias a través de las últimas décadas desde sus inicios en vísperas de los ochenta, y por fortuna eso ha permitido experimentar otros modelos musicales. Al principio tuvimos el plano melancólico que incluso adoptó tonos poperos como los de The Cure. Luego hubo un desarrollo en la escena del rock metalero que probablemente sea la más representativa y prolífera comercialmente hablando, por la gran cantidad de grupos y subgéneros que de cualquier forma abordan el ocultismo en sus discursos melódicos.

En esa delimitación de lo gótico cabe también la del arte y la arquitectura medieval que se acompaña también de las ideas beatnik. A esta escena acuden representantes de amplio espectro musical oscuro como The Gathering, Triste Makrina, Corvus Corax, Vía Dolorosa, Erszebeth, Vía Mushgó, And One, Lacrimosa, Lacrimas Profundere, Fuga, Hocico, entre otros.

 

Hocico, lo mejor del darkwave mexicano

En México hay una tendencia muy marcada hacia lo no comercial, como lo demuestran grupos como Anabantha, El Clan, Danza Macabra, Valeria, Sinestesia, La Castañeda, Santa Sabina, Madre Bruja y Veneno para las Hadas, entre otros que son sin duda los juglares que cuentan las negras historias de un país violento, con trágicas y fatales consecuencias en muchos de sus casos pero que ve la muerte con una visión distinta, risueña, retadora y se atreve a representarla en calaveras de dulce o chocolate o en piñatas de esqueletos. Esta es nuestra forma de tropicalizar el movimiento, aunque no deja de estar patente su esencia.

Así, los góticos se trasladan a través de la música, la literatura o el cine a ideales que les permiten cuestionarse su propia existencia, la sociedad y sus instituciones, acompañadas de su violencia y decadencia, pero corren el riesgo de quedar atrapados en los mismas narrativas de terror que influyen la lírica musical que consumen.

PARA LEER MÁS

Verónica Orihuela

Amante del sonido y del rock & roll, los libros, las series, los podcast de terror y la chela artesanal. Se está iniciando en el vegetarianismo, la meditación y anexas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *