skip to Main Content
Menú

¡Horror asiático que no es El Aro ni The Grudge!

PSICOFONÍAS

Psicofonías es la columna del podcast del mismo nombre. Muéstrales tu amor escuchando ‘Psicofonías En Vivo’ todos los martes a las 10 de la noche por Bizarro.Fm

onibaba

Escena de “Onibaba” (Kaneto Shindo, 1964), un básico en los libros de historia del cine Japonés.

Japón es un país con una larga tradición por los cuentos de terror y horror.

Los cuentos de fantasmas (kaidan) eran parte común de su folklore. Además de los fantasmas (yurei), en su tradición existen numerosos espíritus (yokai) que pueden ser benéficos o dañinos para quienes los encuentran, lo cual ofrece muchas oportunidades de encontrar relatos macabros.

Para nosotros, las creencias de una cultura tan alejada de la nuestra nos producen sorpresa por los medios en que suceden, por la crueldad con que ocurren o por la extrañeza con la que se desenvuelven. Objetos que cobran vida, maldiciones más allá de la tumba, espíritus que roban tu rostro… nos atraen y nos repelen. La base de un buen cuento de terror.

e7611c845e21c34ff9280ea6d0722b1ec3b72b97_hq

Paneles de una adaptación de “La Silla Humana” de Edogawa Ranpo al manga, por Junji Ito

Después de la modernización de Japón, a raíz de la invasión norteamericana, Japón se ve obligado a salir de su aislamiento y adaptarse a nuevos modos de hacer las cosas. Durante ese periodo predominaba la ficción de misterio, imitando la literatura europea.

Edogawa Ranpo es considerado uno de los precursores de la ficción de horror y misterio japonesa. Publicó sus primeras novelas en los años veinte. Lo interesante de su prosa es que mezcla los misterios junto con un erotismo y nivel de crueldad que lo acerca mucho al horror llamado por él mismo “ero guro nansensu” lo que se traduce en “eroticismo, grotesco y sin sentido”. Un producto de la tensión que se vivía en Japón previa a la segunda guerra mundial. Otros autores de ese periodo que tocan el tema del horror mezclado con relatos cotidianos en el Japón moderno fue Junichiro Tanizaki y Ryo Hanmura.

Después de la Segunda Guerra Mundial, Japón entró en otro periodo de crisis durante el cual el género del horror fue tomando su lugar de una manera más clara y se comenzó a mezclar con la ciencia ficción. Así, encontramos a autores como Yatsutaka Tsusui, quien narra mundos de violencia y animales monstruosos.

eyeball_kiss_by_tengu_guro-d89lbnx

Una dulce escena ilustrativa del “ero guro nansensu”: Eyeball Kiss de Tengu-Guro

En el periodo de posguerra, surge el manga como un medio gráfico de narrativa y el horror se vuelve un tema recurrente en sus páginas. Mangakas como Go Nagai, Yashigaru Tsuge, Koga Shinsaku son artistas que incursionan en el género a través de la narrativa gráfica.

Así, llegamos a figuras como Junji Ito, quien es reconocido por su narrativa donde lo grotesco e imposible se enfrentan a la cotidianeidad con historias como “Uzumaki”, la cual trata de un pueblo donde todo comienza a volverse espirales; “Gyo”, donde peces zombies mecánicos invaden el mundo terrestre; así como numerosos cuentos cortos donde simplemente sucede lo inexplicable. Hiroya Oku con “Gantz” nos narra una historia de invasores de otros mundos. Eiji Otzuka mezcla lo sobrenatural con lo humorístico en “Kurosagi Corpse Delivery Service”. Housui Yamasaki ofrece “Mail”, donde un detective con un arma que puede matar fantasmas salva a sus clientes de ataques sobrenaturales.

3e47264012d9180884eb9c7e72343e9f–junji-ito-manga

Paneles de Uzumaki (2000) de Junji Ito

Yukito Ayatsuji es un novelista de horror japonés el cual es más conocido por la adaptación de su novela “Another” al manga y luego al anime. Otro novelista famoso mas por las adaptaciones de sus historias es Ryu Murakami. Entre sus obras se encuentra “Audition” llevada a la pantalla grande por Takashi Mike, pero “Coin Locker Babies” y “Almost Perfect Blue” son también excelentes historias de horror psicológico.

Koushun Takami es famoso por “Battle Royale” la cual ha sido llevada al manga y al cine. Su historia es previa a “Juegos del Hambre” y mucho más profunda; narra la historia de un grupo de jóvenes que son seleccionados por el gobierno para participar en un reality show donde son liberados en una isla desierta con armas para que se maten entre ellos.

Trailer: Audition (Takashi Miike, 1999)

Asa Nonami es otra autora que no ha sido tan publicada fuera de su país, pero que tiene un interesante acercamiento al horror. “Body” es una antología de cuentos de terror en el que cada historia es protagonizada por una parte del cuerpo.

Koji Suzuki es conocido por su novela “El Aro” llevada al manga y a la pantalla grande. Las novelas toman una ruta diferente a la planteada por el filme. Suzuki es también autor de la historia “Dark Water”, llevada también a la pantalla grande.

Ya hablando del cine de terror japonés, tenemos que entender que muchas películas han sido adaptaciones de historias en manga o impresas como novelas. Algunas excepciones son Sion Sono con “El Círculo Suicida” y “Noriko’s Dinner Table”. El Círculo Suicida, de hecho, se volvió una película de culto en Japón por manejar el horror junto con problemas sociales.

Trailer: The Suicide Circle (Sion Sono, 2001)

Takashi Shimitzu fue el creador y director de la serie de películas de horror “Ju-On” (traducidas en inglés como “The Grudge”). Otra película de este director es “Marebito” la cual narra la historia de un hombre que encuentra en el subterráneo a una mujer y la lleva a su casa, donde descubre que no es enteramente humana…

¡BONUS! Una galería de guro del artista Shintaro Kago

a9r8MjL_700b

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *