skip to Main Content
Menú

Kill your Grandmas – El bully en la literatura de Roald Dahl. Parte 2

1280×720-3or

James and the Giant Peach (1961) fue adaptado al cine en 1996 por Henry Selick, la producción fue de 12 años. 

Existe una clara tendencia en la obra de Dahl hacia la incompetencia y la maldad de los adultos y la forma en la que los niños superan esta maldad. Tres ejemplos claros de esto son "The Witches", por supuesto, "James and the Giant Peach", y la algo desconocida "George’s Marvellous Medicine", en todas ellas los bullies van desde abuelas hasta brujas.

Otro tipo de bully, que funciona más bien como personaje secundario, es el de James and the Giant Peach, en donde las tías de James, Spiker y Sponge, lo obligan a trabajar, lo golpean, lo alimentan mal, y, eventualmente, le hacen limpiar la basura que dejan aquellos vecinos que van a ver el durazno gigante. Sin embargo, las tías solo aparecen durante una mínima parte de la novela, cuando James entra por el túnel del durazno y huye junto con los insectos a quienes encuentra ahí. En este caso las tías son prácticamente una excusa para que inicie la novela, y afortunadamente James se libra de ellas de manera casi inmediata para poder vivir sus aventuras sin la necesidad de arrastrarlas detrás de él, ya que mueren durante el escape sobre el durazno gigante

Así pasamos a la tercera, y quizás más sombría, forma de lidiar con el pariente abusivo dentro de la obra de Dahl, ya que las tías de James no son los únicos de sus personajes que deben morir para liberar al niño del castigo constante de sus parientes. Como regla general, el pariente abusivo en la obra de Dahl tiene que desaparecer para que el niño pueda ser feliz, razón por la cual Matilda le ruega a sus padres que le permitan vivir con Miss Honey en lugar de tener que huir con ellos, pero también se da el caso de que los niños deban, como en el caso de James, disponer de forma más definitiva de sus parientes. James mata a sus tías por accidente cuando huye a bordo del durazno gigante, pero George, en George’s Marvellous Medicine, técnicamente mata a su abuela, quien, de acuerdo con su propia hija, “ya se estaba convirtiendo en una molestia”.

giphyMiss

Miss Honey en Matilda (1996) fue interpretada por Embeth Davidtz.

La premisa de George´s Marvellous Medicine es que un niño decide intercambiar la medicina de su abuela por una nueva, que incluye shampoo y limpiador de pisos. La abuela prueba la medicina dos veces: la primera vez se infla como un globo y después crece tan alta como la casa; la segunda vez se encoje hasta desaparecer definitivamente, sin que ni George ni sus padres se preocupen demasiado por su muerte. Probablemente la abuela sea de las bullies más inferiores de Dahl. Si bien sí aterroriza a George, quien cree que es una bruja, no lo tortura al nivel que Spiker y Sponge torturan a James, ni lo aterroriza al nivel que lo hacen los padres de Matilda; y es, sin embargo, quien sufre probablemente el más severo de los castigos de Dahl, al morir y, sobre todo, al no ser extrañada. 

Se trata, por supuesto, de un tema inusitado para una novela infantil, que un niño mate a su bully para poder librarse de sus abusos, pero es justamente la temática de la que Dahl no se escondía. En sus obras el abuso no se disfraza ni se menciona de paso, sino que se trata de frente, y se obliga a los personajes a que lo enfrenten de la misma manera. A través del enfrentamiento con el bully, ya sea su igual o su superior, el protagonista consigue liberarse y encontrar consuelo en otro adulto que represente al opuesto del bully, e incluso en sí mismo.

x347

(“Era una botella grande. Él no tenía la menor idea de lo que te haría, así que de todas formas lo hizo”).

Quizás sea por esto que Dahl sigue siendo un autor tan popular entre niños y no-tan-niños. Si bien nos presenta todo el tiempo el problema de lidiar con el bully, con el padre abusivo, la bruja disfrazada de abuela, etcétera, también muestra que es perfectamente posible liberarse del bully, en el equivalente cotidiano de nuestros días para la lucha del bien contra el mal. Para Dahl, el bully, y en particular el bully cuando se encuentra en una figura de poder, era inconcebible, pero en su obra, tan amada y respetada más de veinte años después de su muerte, el bully puede ser vencido, y el niño siempre encuentra su final feliz.

Gabriela Villanueva

Gabriela Villanueva es maestra de literatura. En su vida imaginó que iba a terminar dando clases sobre Samuel Pepys.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *