skip to Main Content
Menú

King Kong es el verdadero Rey de los Monstruos… bueno, maso.

Sí, cuando vimos el trailer de Kong: Skull Island a inicios de febrero, lo primero que llegó a nuestras cabezas fue: “¿realmente necesitábamos otra película de King Kong?”

Y la realidad es que no, aunque no es mala idea. King Kong: Skull Island es parte de una maquiavélica propuesta de Legendary Pictures titulada MonsterVerse, una franquicia fílmica que mezcla los universos de Godzilla y King Kong para crear un ecosistema de monstruos gigantes tanto clásicos como nuevos. Hasta ahora, MonsterVerse ha sido el culpable del reboot de Godzilla en 2014, y aun nos esperan al menos dos películas más: Godzilla, King of Monsters en 2019 y Godzilla vs. Kong, programada para el 2020. La nueva cinta de King Kong es parte de la estrategia, y hasta ahora, ha dejado satisfechos a la crítica y al público por igual.

Pero, ¿qué tanto tienen en común estas dos criaturas, y por qué parece buena idea ponerlos en la misma pantalla?

godzillavskingkong

No, no es el teaser de un próximo estreno, sino un fanart de la fantasía nerd de muchos cinéfilos.

En realidad, Legendary Pictures está buscando revivir el género de las películas de monstruos o monster movies, las cuales tuvieron un gran auge en la década de los cincuenta y eran catalogadas como películas de ciencia ficción; de hecho, la primera película de Godzilla fue producida en 1954 y su versión americanizada, Godzilla, King of Monsters! en 1956. Lo que solo los fans hardcore notan, sin embargo, es que existe un largo periodo de tiempo entre la aparición del lagarto gigante y el estruendoso gorila. King Kong se estrenó en 1933, dos décadas antes del surgimiento de los monstruos gigantes en la pantalla plateada.

Según señala Cynthia Erb, quien dedica un libro completo a analizar al icónico simio en Tracking King Kong: a Hollywood icon in world culture, el primer estreno de King Kong no disparó el fenómeno cultural como se suele creer, aunque tuvo un gran éxito comercial y fue el primero en ser proyectado simultáneamente en dos de los más grandes teatros de Nueva York: el Radio City Music Hall y el RKO Roxy. Eso sí, tenía el potencial de convertirse en un ícono gracias a sus efectos visuales innovadores y sus elementos de aventura, exploración, romance, horror y magia.

7991728100fbe7ac6f81ab322f8ab2a1

Ya existían los dioramas publicitarios en 1933, como este delante del Radio City Music Hall en Nueva York

Tal fue su éxito comercial que King Kong se re-estrenó tres veces en 1938, 1942 y 1952. Ese año, tras una campaña televisiva que probó ser sumamente eficaz, la revista Time nombró a King Kong “película del año” y recaudó más dinero en taquilla que el estreno original. Al año siguiente, después del reestreno, comenzó la ola de películas monstruosas inaugurada por The Beast from 20,000 Fathoms, cuyos productores Jack Dietz y Hal E. Chester son directamente inspirados por King Kong.

 

CONTINÚA ABAJO…

gojira-1954-jon-2

Sí, Godzilla solo medía 50 metros en su primera aparición japonesa. Y se llamaba Gojira.

Pero dos años después, con 50 metros de alto (sí, solo 50 en la primera película, aunque ha crecido hasta 150 metros según la cinta del 2014) llega Godzilla, cuyos productores siempre tuvieron a King Kong en mente durante su realización, en especial Eiji Tsuburaya, encargado de los efectos especiales, quien admitió que al ver King Kong durante su estreno original se interesó por producir su propia monster movie algún día. Godzilla pronto se consolidó como el monstruo más grande de la posguerra en Hollywood a través de su “edición americanizada”: Godzilla, King of the Monsters! (1956), que era una versión sumamente editada de la original, con escenas que incluían actores americanos entrelazadas con el material original, y en el cual se removieron temáticas políticas, sociales y anti-nucleares relacionadas con los bombardeos a Hiroshima y Nagasaki, que en conjunto, conformaron cerca de 30 minutos eliminados. En realidad, Godzilla tiene la misma fórmula que King Kong, pero añade elementos sobre la situación de Japón durante la posguerra.

El reestreno gringo de Godzilla se da en la segunda mitad de la década, momento en el cual ya se habían establecido los clichés y las fórmulas de las películas de monstruos: por esta razón, King Kong es en realidad el papá de todas ellas, y por lo tanto, el verdadero Rey de los Monstruos. Fin de la discusión.

finalfight

Godzilla y King Kong juegan a “las trais” en 1962.

Sin embargo su enemistad (o más bien, ¿amistad?) ya tenía un precursor. King Kong vs. Godzilla fue producida en 1962 por Toho, el mismo estudio que creó la primera cinta de Godzilla, porque Willis O’Brien, el animador de la original de King Kong, no encontraba inversionistas americanos. De cualquier forma nadie parece recordar esa película, ya que tuvo una distribución limitada en Estados Unidos y no se lanzó en formato casero.

Como una gran cantidad de películas de acción y ciencia ficción, lo que realmente importa en las monster movies no es la historia, sino el disfrute estético, o en otras palabras, el caos y la muerte y los madrazos y los helicópteros que explotan y la sangre que escurre en pantallas; justo lo que King Kong: Skull Island está ofreciendo y que al parecer, hace bastante bien. De hecho, la fecha de estreno fue acomodada para que coincidiera con el aniversario 84 de King Kong y los guionistas ya están esparciendo pistas de cómo se van a enfrentar el lagarto y el gorila en 2020. Legendary Pictures conoce muy bien la historia detrás de estos dos íconos de Hollywood, y ninguno puede negar la cruz de su parroquia.

Erick Yáñez

Comunicólogo y todólogo que todavía se esconde bajo las sábanas, fanático de toda ficción que mind-fuckee. Productor de Psicofonías y editor de Libertimento.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *