skip to Main Content
Menú

La jungla, donde nada es un juego

Bobiroupoli-Kindergarden-162120.XL

¿Por qué el kindergarden dura solo tres años? DEBERÍA DE DURAR TODA LA VIDA.

¿Quién no recuerda el kindergarden?, ¿Alguna vez se preguntaron quién inventó tan hermoso lugar lleno de colores, sabores y amiguitos que bailaban y cantaban hasta que llegara la hora de la salida? ¿No lo extrañan a morir?

La palabra Kindergarden proviene de finales del siglo XVIII del alemán Kindergarten, que lo podríamos traducir como “el jardín de los niños”, lugar en el cual literalmente se tenía un jardín para que los chamaquitos pudieran crecer y aprender a sembrar y hasta “controlar” el entorno. 

Ahora pongamos a Mowgli, el chico que fue raptado por un tigre y criado por unos lobos en El Libro de la Selva, en uno de esos Kindergarten donde los niñitos tenían que aprender lo duro y la disciplina del campo. Sin lugar a dudas Mowgli se sentiría como pez en el agua, pero una vez que regresara al salón de clases él sería el raro, el brujo, el loco. ¿Por qué?

Podemos decir que en la historia de El Libro de la Selva hay tres espacios: la comunidad a la que pertenece Mowgli, la jungla y el “mundo de los ingleses”. En este artículo nos centraremos en la jungla, el espacio que Mowgli aprende a dominar casi como rey. Sin embargo, tal tarea llevará un sacrificio que lo colocará en el “mundo de los ingleses”, un pase de entrada que obtiene a partir del conocimiento y experiencia que le otorgó la jungla.

5600

Arte de Jill Calder, ilustradora de literatura infantil y juvenil, donde aparecen Mowgli y Bagheera.

El Libro de la Selva (The Jungle Book, 1894) está implícitamente situado entre 1858 y 1947, cuando el imperio británico dominaba la India, Pakistán, Bangladesh, Birmania, Maldivas y algunas islas del océano Índico, y es casi tonto decirles que la historia se desarrolla en una jungla. Pero uno de los rasgos más importantes de este dato histórico aburrido, como diría la investigadora Mary Goodwin en su estudio “The Garden and the Jungle: Burnett, Kipling and the Nature of Imperial Childhood”, es que la jungla es el “escape” para que el protagonista encuentre otra manera de ver a la familia, la educación, el espacio y hasta lo que significa ser un niño.

La jungla, comparándola con el bosque peligroso y prohibido de Caperucita, Blancanieves y cualquier otro personaje que se les venga a la mente, será un lugar donde habrá aventuras, amigos y sobre todo un espacio donde se crece, se madura y se VIVE. Por supuesto que la jungla tiene sus respectivos peligros, pero tales amenazas serán naturales del lugar; es decir, uno no se salva de los problemas ignorando lo salvaje de la jungla, sino que se debe entrar en ella para hacerse hombre. Es un rito.

La selva india de Kipling es un lugar edénico donde los niños run wild, libres del control adulto.

Esta libertad es ganada mediante la violencia; recordemos el rapto de Mowgli. Pero a él no parece afectarle tal cosa, no extraña a sus padres biológicos, por lo que su adaptación a la selva aparenta ser muy natural.

Para que este espacio llamado jungla se nos haga más ilustrativo, recordemos A John, a Michael y a Wendy Darling en Peter Pan. Ellos viven en el espacio seguro, limpio y hasta un poco aburrido llamado hogar PORQUE ESTÁ VIGILADO POR PAPÁS, en donde actúan como si fueran unos señorcitos muy “recatados” y “educados”. Pero cuando aparece Peter Pan y se los lleva al País de Nunca Jamás –ya sé que no es una selva, pero el punto es que sea un espacio LIBRE DE PAPÁS–, los niños pueden actuar sin ataduras. Bien lo explica Seth Lerer, profesor de literatura en la Universidad de California:

En Peter Pan, tanto la casa, como el cuarto, el reloj, los juguetes y cada uno de los objetos que encontramos evocan un sentimiento de nostalgia hacia el mundo Victoriano, un espacio seguro donde la niñez se lleva a cabo.

Es así como podemos decir que nunca creceremos si estamos encerrados en un cuarto. Díganme algún ejemplo de quien lo haya hecho y al mismo tiempo sea valiente, intrépido y arriesgado. Por eso Mowgli se desarrolla en la jungla, en aquel lugar peligroso donde tus papás nunca te dejarían ir porque creen que no eres lo suficientemente fuerte para pasar la prueba de la madurez. Un camino que conduce directo al típico chavorruco.

neverland

Mapa de Nunca Jamás en la edición de harpercollins.com de Peter Pan (2015).

Al contrario de la mayoría de los cuentos de hadas, donde el bosque es un lugar peligroso y casi casi mortal, el hogar del Mowgli no es un lugar venenoso ni opresivo en todo el sentido de la palabra. Más bien, es un espacio donde un ser humano aprende a sobrevivir y ganando sobre la naturaleza; es por eso que la jungla se convierte en una especie de salón de clases, un lugar donde no se juega. En la historia de Kipling la jungla es un lugar de trabajo y razonamiento, donde el menor descuido te puede llevar ala muerte. Digamos que es un Nunca Jamás extremo, no como lo ha demostrado la adaptación de Disney. Como diría la investigadora Goodwin:

En El Libro de la Selva, Kipling da lecciones que más tarde serán la base para el creador de los Boy Scouts (Sir Robert Baden-Powel) y de Tarzán (Edgar Rice Burroughs), donde el carácter viril se forma con base en el temple y se prueba en un medio ambiente genuinamente peligroso.

Para Kipling, la jungla  y aquí me matarán los feministas, es un lugar solo para niños, mientras que los jardines suelen ser lugares femeninos como en la novela El jardín secreto de Frances Hodgson (1910). No obstante, podemos decir que lo mejor de la selva de Mowgli es que no es pintoresca ni pretende serlo: es como es y punto. Es una jungla que no requiere de los humanos porque la mayoría de ellos no está a la altura física y moral para estar, sobrevivir y aguantar la vida en ella, porque los humanos están hasta abajo de la cadena alimenticia. Es más, al final son tan intrascendentes que no entran en ella. 

La ley de la Jungla, que nunca establece nada sin razón, prohíbe a todos los animales comer hombre, excepto cuando están enseñando a sus hijos a matar, y tienen que hacerlo fuera de los territorios de caza… . La razón que los animales se dan a sí mismos es que el hombre es el más débil y el más indefenso de todos los seres vivos. (El Libro de la Selva).

La jungla es un ecosistema y hasta un lugar político que tiene sus propias reglas y castigos regidos por el mundo animal, quienes a su vez tienen una estructura jerárquica. Pensemos en los tigres, lobos, osos, changos y demás animales que conviven y pelean por causas tan justas como las del hombre, a veces hasta el racionamiento extremo, un punto donde Kipling siempre será criticado. Pero seamos honestos. Por ese entonces, Darwin y El origen de las especies (1859) había impregnado la cultura universal con la selección natural y todo el rollo de las habilidades y fortalezas en cada animal.

alice-in-wonderland_3-1600

Muchas historias de la literatura se llevan a cabo en lugares “salvajes” al rededor de los siglos XVIII y XIX: Alicia en el país de las maravillas (1865), The tale of the Peter Rabbit (1902), Peter Pan (1904), El jardín secreto (1910) Winnie-the-Pooh (1926), Las crónicas de Narnia (1950-1956), etc.

¿Cómo sobrevive Mowgli a todo esto? Obedeciendo las reglas, aprehendiendo la ley de la selva. Es alguien que a pesar de “no pertenecer”a tal ecosistema no busca cambiarlo ni exterminarlo. He aquí el punto clave de la supervivencia del Mowgli: se adapta a la jerarquía natural de los animales, desde el más débil hasta el más fuerte, aprendiendo el lenguaje y los valores de ellos. Mowgli se adapta al entorno, es un anfibio. No es coincidencia que su nombre signifique rana.

¿Cómo es que Mowgli entra al “mundo de los ingleses”? En el cuento “In the Rukh” –dentro de Many Inventions, 1893– Mowgli volverá a la “civilización” uniéndose al Departamento Imperial Británico de Bosques y Selvas, explorando la jungla como un hombre y no como un niño. Un ejemplo de que el “salvaje” siempre sucumbe ante la “razón”. Pues sí. El Kindergarden tiene que terminar algún día.

PARA LEER MÁS

Luis Mario Reyes

Soy zurdo y tengo el pie plano. A veces no puedo aprender nada, y eso me gusta. Editor en jefe de Libertimento y maestro de primaria retirado.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *