skip to Main Content
Menú

La Llorona en Xochi: Así se siente actuar en una chinampa

lloronacuemanco-14

'La Llorona: Un lamento, todas las voces', obra que este año cumple 23 años de presentarse en Cuemanco, Xochimilco, narra la vieja historia del "golpe de las dos culturas".

Por un lado tenemos a los habitantes de Xochimilco, que encarnan la visión idílica de la época prehispánica, y del otro a los españoles, los cuales, obviamente, son presentados como unos bárbaros. Por ello, quise entrevistar a los actores que interpretan ambos bandos. Nayeli Cortés Castillo se encarga de Nahui y La Llorona, mientras que Gerardo Garfias del Capitán Don Alfonso de Ordaz.

Para Gerardo Garfias, esta es la séptima ocasión que participa en la representación de La Llorona. “Es mi séptima temporada. La obra ha crecido, cambiado y ha mejorado aspectos del texto. Yo, al igual que mi personaje, he tenido una evolución. Inicialmente era un sargento, y poco a poco, como en el verdadero ejército, subí de rango.” Para él, la obra representa “los valores, tradiciones y leyendas de nuestro México”

lloronacuemanco-13

Gerardo Garfias se enfrenta a un guerrero de Xochimilco. Foto cortesía de La Llorona en Xochimilco.

Desde niños nos han dicho que los españoles que conquistaron América eran unos bárbaros destructivos que trajeron enfermedades, malos modales y carnitas a México. Gerardo piensa que en esta ocasión se busca dar tridimensionalidad a estos invasores: “Se representan como personajes vivos, cada uno tiene sus propio motivo. Aquí vemos los vicios, la decadencia, lo más bajo que podemos encontrar en los seres humanos en una guerra. Nos deja ver que no hemos evolucionado como seres humanos.”

Le pregunto a Gerardo si alguna vez se ha topado con La Llorona. “Me ha tocado escucharla, no verla. En algunas noches de ensayo, en un canal alterno para el elenco, cuando salimos tarde. Hace un año escuchamos un lamento, solo me ha tocado aquí en Xochimilco.”

14550588_10210613509642277_1672721509_o

Ensayo previo a la premiere. Foto: Sebastián Quiroz

Como actor puede resultar difícil actuar en ambientes nada convencionales. Aunque pareciera ser una complicación, Gerardo y el resto del elenco ve en actuar sobre una chinampa una oportunidad para que el espectador se sumerja más en la historia, también gracias al video mapping y la participación de otros miembros y trabajadores de Cuemanco. “La técnica del video mapping tiene un efecto positivo, debido a que no es un entorno controlado, sorprende bastante. Estamos en medio de la nada, lo cual ayuda mucho a crear la ficción; el aislamiento y la paranoia del lugar también son factores que influyen mucho. El trabajo de los habitantes de Cuemanco es importantísimo. Son la base de la economía; igualmente los remeros son parte del elenco, y la comida que preparan y ofrecen conserva la identidad de la zona.”

CONTINÚA ABAJO…

lloronacuemanco-30

Nayeli Cortés le da vida a Nahui y a La Llorona. Foto cortesía de La Llorona en Xochimilco.

Nayeli Cortés Castillo es la actriz principal y no solo se encarga de darle vida a Nahui sino también a La Llorona. No ve este papel como un trabajo de actuación más, sino como un verdadero compromiso con nuestra ciudad y cultura. “Han existido muchas versiones, se ha vuelto icónica la vestimenta y el gemido. La presencia de La Llorona hace que la gente se identifique con lo que vive actualmente. Tratamos de representar cómo ella tomó decisiones buenas y malas. Mostrar otra cara de la muerte de su hijo, no verlo como una asesinato, sino como un sacrificio.”

lloronacuemanco-1

Existen diferentes formas de contar la misma historia, aunque para Nayeli, esta representación es más un compromiso social. “Hay varias representaciones. Por ejemplo, una dice que se enamora de los españoles. Nahui, en realidad, es tomada a la fuerza, como nuestro país. Es una mujer doliente que pena por sus hijos, y así podemos ver que nuestra realidad no es muy diferente a la de nuestros antepasados.”

Parece difícil tener que hacer dos papeles en una historia que es tan icónica, sin embargo, cuando llevas gran parte de tu vida en la misma producción, gritar “ay mis hijos” está en la sangre. “Llevo 9 años en la obra y 5 como el espectro de La Llorona. Este año es la primera vez que hago las dos, el espectro y la viva. Cada persona que ha estado en el papel aporta lo suyo, y he aprendido mucho de ellas. Trato de usar todo mi conocimiento previo y sacar lo mejor, ofrecer una versión diferente.”

Aunque su transición de viva a muerta en la obra se hace de una forma sorprendente gracias a la presencia del lago de Xochimilco, es lo que no vemos lo que más se le complica a Nayeli. “Sin duda alguna, mi mayor complicación, es el rápido cambio que tengo que hacer para pasar de un personaje vivo a uno muerto. De igual forma el hecho de pasar de cantar a gritar y viceversa, es uno que no recomiendo a todos los actores, puede lastimar mucho la voz. Sentimentalmente, es un sufrimiento, tienes que dejar que te lleguen las emociones. Si no, no puedes actuar. Si no lo siento, no lo puedo decir.”

14608076_10210613324637652_965429173_n

Nayeli Cortés antes de salir al escenario. Foto de Sebastián Quiroz.

El video mapping se está conviertiendo en una sensación para todos los espectadores y actores. Para la intérprete de La Llorona significa una nueva forma de apreciar y contar esta historia. “El año pasado fue el primer video mapping que hicimos y fue una sorpresa para todos los que asistieron. La gente se espantó cuando la pirámide se cayó para dar paso a otra escena, no se había hecho algo así. Somos una cultura visual y estas nuevas tecnologías ayudan a que se pueda sentir, ver y oler todo lo que expresamos. Que los niños valoren nuestra cultura, los temas son actuales. Hay que conocer la cultura para cuidarla.”

Pero no todo es gracias a la tecnología: la obra no sería la misma sin el entorno de la isla que es exclusivo de Xochimilco, y que de hecho, es una reserva natural protegida. “El escenario natural es increíble, no se compara con ningún teatro. La chinampa es totalmente al aire libre. Aunque nos enfermamos, y nos piquen los moscos, todo lo sacamos por el corazón. No se puede recrear en ningún teatro, no se podría tener el mismo efecto. Nos apoyamos de la luna, el agua y los animales que pasan y nos sorprende, es mágico, el lugar tiene que ver con el éxito.”

lloronacuemanco-31

Nayeli levita por los canales de Xochimilco. Foto cortesía de La Llorona en Xochimilco.

¿Acaso La Llorona ha visto a La Llorona? “Sí la vi. Aunque al principio no sabía si sí era o no. Qué bueno que no grito, porque si no, me desmayo. La vi extendiendo los brazos, no le vi las piernas, tenía un velo, estaba borroso, se encontraba en un estado de levitación. La vi aquí en la chinampa, en un canal trasero, hace como 4 años, y no la he vuelto a ver en otro lado. Aunque sí la he escuchado en mi casa.”

 

Todos están invitados a la temporada número 23 de La Llorona en los Canales de Xochimilco, específicamente, en el Embarcadero de Cuemanco en la Ciudad de México. Da comienzo al público general el 7 de octubre y su última función es el 20 de noviembre. El boleto tiene un costo de 350 pesos y es un evento apto para toda la familia.

PARA LEER MÁS

Sebastián Quiroz Navarro

Gamer de corazón, reseñador y hipster wannabe y amante de la cultura geek. Estudiante de Ciencias de la Comunicación en la UNAM.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *