skip to Main Content
Menú

Las narrativas rumbo al Óscar

284368

Leonardo DiCaprio durante esta edición 88 de los Óscares.

Las nominaciones se han anunciado. Los premios se han repartido. La fecha está puesta y las estrellas listas para desfilar en la alfombra más esperada de la temporada de premios, o al menos sobrevivir en el intento.

Año con año los Premios de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas causan polémica, enojos, controversias, expectativas y una cantidad de contenido mediático que prácticamente alcanza para llenar los encabezados de noviembre a marzo. Sin duda para muchos actores, directores, escritores y gente de la industria del cine, el Óscar continua siendo un premio reconocido y codiciado, pues político o no, blanco o no, justo o no…tenerlo es sinónimo de reconocimiento absoluto en la comunidad, aunque sea solo por ese instante en que suben al pódium y dicen su discurso.

A pesar de que los Óscares llevan 88 años entregándose y cientos de galardonados han sido reconocidos con una estatuilla dorada, la ciencia o el arte para ganarlos no es cosa fácil. Implica toda una campaña casi de proporciones político-electorales para convencer y resistir la difícil carrera de promoción, difusión, carisma, popularidad y legitimidad a la que se someten las celebridades a quienes todavía les interesa obtenerlo. 

Alguna vez en la historia de los premios, tal vez, las cosas eran más sencillas y se premiaba a aquellos notables y destacados entre una masa no tan extensa de gente. Pero ahora la competencia es feroz y para ganar hay que construir una narrativa que acompañe la disputa. Sobretodo si eres de los desafortunados que la Academia se reniega a reconocer como un talento destacado en la industria.

K0x2o
K0x2o
6c1
Cibernautas Burlan Fracaso DiCaprio Traves LNCIMA20140303 0163 27
Cibernautas Burlan Fracaso DiCaprio Traves LNCIMA20140303 0175 27
K0x2o6c1Cibernautas Burlan Fracaso DiCaprio Traves LNCIMA20140303 0163 27Cibernautas Burlan Fracaso DiCaprio Traves LNCIMA20140303 0175 27

En la narrativa rumbo al Óscar no pueden faltar los memes, una señal de la popularidad de Leo.

Tal es el caso del actor Leonardo DiCaprio, quien desde muy temprana edad demostró tener grandes cualidades para la pantalla grande, obteniendo su primera nominación en 1994 por su papel en What’s Eating Gilbert Grape. Seis nominaciones y más de veinte años después, DiCaprio se perfila como el favorito para por fin ser premiado como mejor actor. Pero a pesar de sus múltiples logros en los Globos de Oro, los BAFTA’s, y otros premios de la temporada, el Óscar aún está por verse y todo depende de que la narrativa de The Revenant, la película del director mexicano Alejandro González Iñárritu por la que DiCaprio está nominado, resista. 

Por un lado DiCaprio viene construyendo su Óscar desde 2013 con su excelente actuación en The Wolf of Wall Street y con la trayectoria que lo respalda. Para muchos, la Academia se lo debe de sobra y ya le toca ganar: inclusive la narrativa del actor ahora se ha convertido en “Leo’s Red Carpet Rampage”, un juego de 8-bits en línea que ejemplifica su difícil carrera por el Óscar. Pero nada es seguro. Para fortalecer su victoria, habría que consolidar la narrativa de este año en torno a la película en la que participa, pues si le va bien a la cinta, hay más posibilidades de que le vaya bien a él.

Leo´s Red Carpet Rampage

El éxito de The Revenant se anunció desde hace un año, cuando Iñárritu arrasó en la temporada de premios con Birdman. Sin embargo, cuando la producción inició rodaje, se dieron a conocer los primeros titulares sobre la película y no eran del todo buenos: noticias sobre los abusos del director hacia su equipo de producción, las extremas condiciones climáticas a las que sometió el rodaje, problemas presupuestales, problemas con el estudio. La cosa no pintaba bien y eso no le convenía en lo absoluto a Leo. 

Hace unos meses, un poco antes de las nominaciones a los Golden Globes, el equipo detrás de El Renacido se dispuso a transformar la narrativa que englobó a la película. Sacaron un documental detrás de cámaras y pusieron el foco sobre las tribus nativas de la región donde fue filmada la película para darle la relevancia social y política, cosa que a los miembros de la Academia tanto les gusta. Definitivamente no es que The Revenant sea una gran película. De hecho, su valor recae únicamente en la fotografía de “El Chivo” Lubezki, pero definitivamente han sabido venderla a pesar de sí misma y del engolosinamiento de su director. 

The Revenant / "A World Unseen" Documentary

Pero DiCaprio no es el único que se contiende por el Óscar, ni la narrativa de The Revenant es la única que se ha acomodado para alcanzarlo. En la disputa también está Eddie Redmayne, quien el año pasado le arrebató el premio al Mejor Actor a Michael Keaton a pesar de todo pronóstico, y que este año daría pelea una vez más por su interpretación de Lily, una mujer atrapada en el cuerpo de un hombre. Sin embargo, la narrativa detrás de La Chica Danesa no ha cobrado tanta relevancia y no le ha dado pelea a The Revenant en otras categorías, que siempre es un indicador de qué tan fuerte está el nominado. 

Una de las narrativas más relevantes de la temporada es la de Sylvester Stallone y su regreso al papel que le dio reconocimiento y fama internacional al inicio de su carrera: Rocky Balboa, esta vez inyectándole el factor nostalgia a la franquicia debajo del ring. Todo iba bien para Stallone hasta la entrega de los Globos de Oro, pues después de ganar el premio a Mejor Actor de Reparto, olvidó agradecerle al director Ryan Coogler y a su compañero en pantalla Michael B. Jordan, quienes sin ellos no hubiera tenido semejante retorno. Este hecho puso en riesgo su nominación al Óscar y muy probablemente le cueste la victoria. El actor pasó de tener una narrativa asociada al regreso del hijo/padre pródigo y terminó convirtiéndose en “el malagradecido”. 

image13

Michael B. Jordan ganando como artista del año y mejor actor (2016) en los Premios Image de la NAACP (Asociación Nacional para el Progreso de la Gente de Raza Negra).

Sorprendentemente, la joven actriz Alicia Vikander no ha podido resaltar en esta temporada de premios a pesar de sus múltiples nominaciones por falta de una narrativa clara y poderosa. Dividida entre su trabajo en Ex Machina y La Chica Danesa, Vikander se ha diluido al igual que los ensambles de las películas The Big Short y Spotlight, que al inicio de la carrera eran favoritas para ganar, y ahora ya nadie está hablando de ellas. Pobre Michael Keaton, no sabe jugar el juego de los premios y una vez más se quedará con las manos vacías. 

Definitivamente el Óscar se ha convertido en un juego de estrategia y popularidad. Una construcción dramática en torno al premio que negocia con la percepción del público sobre el actor como celebridad más allá de su trabajo e interpretación actoral. Asimismo, las películas nominadas tienen que inventarse relevancias sociales para ser consideradas por la Academia y más vale que todo el equipo se una a esa narrativa, pues la Mejor Película del año tiene que llevarse varios premios, NO solamente unos cuantos.  

MV5BMTcxODk0Nzc0MF5BMl5BanBnXkFtZTgwNzY3NTY4MjE@._V1_SX6400_SY7200_

Michael Keaton fue nominado a Mejor Actor en 2015 por Birdman, esta vez no obtuvo nominación en Spotlight.

Es interesante ver cómo a pesar de llevar 88 años entregándose, los Óscares continúan siendo un tema en la agenda pública, pero desafortunadamente la conversación se trata más sobre lo que rodea a los nominados, que lo que los hace ser nominados. Los premios ya no reconocen un trabajo extraordinario o una aportación al arte cinematográfico, sino más bien a aquéllos que tengan el mejor equipo de marketing detrás y sepan jugar el juego cortesano de seducir a la audiencia y a los miembros de la Academia, que al parecer siguen creyendo en los cuentos de hadas, poniendo su energía en los ratings, e intentando desesperadamente actualizarse en vez de mantener vigentes y relevantes sus tan codiciados Óscares de acuerdo al génesis de su creación: reconocer el talento y la aportación a las ciencias y las artes cinematográficas. 

Israel León F.

Israel León Fájer .- D.F 1988 – Investigador artístico. Cineasta obsesionado con la escena.

This Post Has 2 Comments
  1. Me gustó la forma como el joven autor nos permite entender mejor el intríngulis de la obtención de los óscares, mostrando narrativas reales y cercanas al contexto de esta edición 88 y con referencias anteriores.

  2. Un interesante análisis. La forma en la que hemos visto el desarrollo y evolución de la entrega de estos premios nos muestran la forma en la que el marketing de la película ha invadido la misma premiación. Creo que por eso fue bien dado al premio de Spotlight como mejor película, A pesar de todo lo que se ha dicho de la película, tanto las buenas críticas como las malas, cabe destacar que uno de los temas que aborda es muy sensible para nuestra sociedad. Aunque se trabajó todo el guión bajo la perspectiva y lupa de la investigación periodística haciéndola un poco lenta y tediosa para algún público, es cierto que ahora se volverá un referente por haber ganado un Oscar (la pueden revisar aquí http://mx.hbomax.tv/movie/TTL603385/En-Primera-Plana) Es un tema que se logró manejar de una forma fluida y bastante interesante.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *