skip to Main Content
Menú

Letras detrás de las imágenes: la raíz literaria del cine

Gravity_AlfonsoCuaron

De acuerdo al sitio IMDB, International Movie Data Base, el mexicano Alfonso Cuarón (Gravity 2013, Children Of Men 2006, París, te amo 2006, etc.) es uno los mejores guionistas del mundo.

El guión es el sustento del cine, la palabra escrita que precede a la imagen, la raíz literaria del séptimo arte, y es por eso que exigimos la formación de excelentes guionistas y la escritura de buenos guiones como espectadores, académicos o artistas.

El guión cinematográfico es más que un plan de producción o una guía para la realización cinematográfica. El libreto, script o libro cinematográfico contiene una visión del mundo, un imaginario personal y un universo desconocido que aporta el escritor al contar una historia. Aunque en el guión aparezcan representaciones del mundo real, la capacidad imaginativa del autor cinematográfico es el poder supremo que estructura y da vida al mundo de ficción. Todos los integrantes de un equipo son creadores: director, fotógrafo, sonidista, iluminador, escenógrafo, actores… pero es el guionista quien da origen al proceso creativo al precisar en palabras la secuencia de la acción, el carácter de los personajes y los detalles del universo a recrear.

Ya sea una historia original o la adaptación de una novela –lo cual establece un doble vínculo literario del cine– el trabajo del guión sigue siendo un desafío: sintetizar en descripciones y diálogos breves un mundo, real o imaginario, con una cierta lógica, una cierta poesía, y personajes reconocibles, probables o posibles de entender. Así se trate de una historia organizada al modo clásico, con principio, medio y fin, o una locura experimental que no sabemos dónde empieza o termina –recuérdense filmes como La montaña sagrada (de Alejandro Jodorowsky, 1973) o El origen (Inception, de Cristopher Nolan, 2010)– cada guión propone la comprensión de la criatura humana, la dinámica social o el devenir del mundo.

Rachel McAdams, Mark Ruffalo, Brian d'Arcy James, Michael Keaton and John Slattery play Boston Globe journalists in the film, Spotlight.

Spotlight está nominada a la categoría de Mejor Guión en los Premios Óscar 2016. La película narra cómo el periodista Tom McCarthy revela casos de pederastia en la Iglesia Católica.

Para Robert McKee, un buen guion posee un nivel arquetípico, es decir, sus personajes simbolizan “el primero en su tipo”: el padre, el sabio, la madre, el héroe. Así, “las historias arquetípicas desvelan experiencias humanas universales que se visten de una expresión única y de una cultura específica”, señala McKee y agrega que los buenos guiones nos ofrecen, en primera instancia, el descubrimiento de un mundo desconocido; y luego, nos permiten encontrarnos a nosotros mismos. Además de la sorpresa y el extrañamiento, una buena historia refleja la naturaleza humana.

Para John Logan, el guionista requiere no solamente leer las normativas clásicas como el Arte Poética de Aristóteles, o El héroe de las mil caras, de Joseph Campbell, sino que necesita también leer teatro: “Leer a Shakespeare, iniciar con Hamlet y luego recorrer toda la obra puesto que Macbeth te enseñará la tragedia como Mucho ruido y pocas nueces te enseñará la comedia… luego, detenerse y volver a leer Hamlet”, dice Logan. Es importante reconocer, entonces, que dentro del ámbito literario, la herramienta más poderosa en la escritura del guión es el conocimiento del drama.

LOS AVATARES DEL GUIONISTA

Entre las películas nominadas para recibir el Óscar 2016, se encuentra Trumbo, dirigida por Jay Roach y protagonizada por Bryan Cranston (estrella de la multipremiada serie Breaking Bad, ahora nominado a Mejor Actor). Se trata de un guión adaptado por John McNamara sobre la novela biográfica de Bruce Alexander Cook. Trumbo visualiza precisamente el arte del guionista: Dalton Trumbo fue un hombre intelectual, culto y con clara conciencia política dedicado a leer todo tipo de literatura y que mecanografiaba cientos de cuartillas, releía varias veces lo escrito y corregía errores hasta llegar a una obra depurada y precisa que valía la pena ser filmada. 

trumboF

Desde Malcom (2000-2006) pasando por Breaking Bad (2008-2013) y hasta Trumbo (2015) Bryan Cranston es una futura leyenda del entretenimiento norteamericano.

Cuando Trumbo enfrenta la histórica persecución anticomunista en los Estados Unidos se niega a renunciar a sus convicciones. Es un escritor que defiende la libertad de expresión y repudia la censura, aunque está lejos de introducir en sus historias preceptos marxistas o de propaganda soviética. Trumbo desea seguir escribiendo todo aquello que lo haga vibrar. Al negarse a responder los interrogatorios de un grupo de políticos ignorantes denominado Comité de Actividades Anti-Americanas, Trumbo fue encarcelado en su país y exiliado en México. Sin embargo, valiéndose de estratagemas como escribir bajo pseudónimo y entrevistarse a escondidas con actores y productores, siguió produciendo guiones de alta calidad para Hollywood. 

La culminación de su carrera llegó con los Óscares a Mejor Guión por Roman Holyday (1953) y El bravo (1956) que Trumbo no pudo recibir por haber trabajado bajo pseudónimo. Sin embargo, el rumor de que era un gran escritor persiste y lo lleva a realizar guiones de exitosas macroproducciones como Espartaco (1960) en la cual otro rebelde al sistema, el actor Kirk Douglas, revela al fin que Trumbo es el adaptador del guión. A partir de entonces, Trumbo pudo seguir escribiendo con menos presiones, aunque el infame comité siguió existiendo hasta 1975.

6TDNPPA
6TDNPPA
Annex – Douglas, Kirk (Spartacus) 05
Espartaco 1960  (3)
Espartaco 1960  (11)
6TDNPPAAnnex – Douglas, Kirk (Spartacus) 05Espartaco 1960  (3)Espartaco 1960  (11)

En los premios Óscar de 1961 Espartaco ganó en las categorías de Mejor Actor de Reparto, Mejor Fotografía, Mejor Diseño de Producción, Mejor Vestuario, Mejor Montaje y Mejor Banda Sonora.

En Trumbo son notables las escenas que recrean las noches de desvelo del guionista bebiendo licor, consumiendo pastillas para mantenerse despierto y fumando como un loco. Esto nos habla de las neurosis que llega a desarrollar un escritor en un oficio solitario como es escribir, aislado del mundo, en ambientes oscuros y claustrofóbicos. Lo más curioso fue ver a Trumbo en escenas recreadas de su vida real, instalado en la tina de baño adaptada con una tabla que soportaba la máquina de escribir, trabajando al tiempo que tomaba baños de asiento. La postura sedente le cobraba factura al escritor, el agua tibia le ayudaría a aliviar las hemorroides…

Como Trumbo, todo buen guionista es un activista social: denuncia los vicios de la humanidad y la corrupción de la sociedad. Y todo buen guión es una introspección minuciosa y crítica de la naturaleza humana de la que ningún espectador podrá evadirse. Alguna vez dijo:

I begin to realize why people believe that Hollywood corrupts writers. But they’re quite wrong. All Hollywood does is give them enough money so they can get married and have kids like normal people. But it’s the getting married and having kids that really corrupts them.

trubmoS

Dalton Trumbo (1905-1976).

NEUROSIS Y MANÍAS DE LA ADPATACIÓN

Al hablar de guionismo, vale la pena recordar a otra de las cintas nominadas al Óscar 2016 por Mejor Animación: Anomalisa, escrita y dirigida por Charlie Kaufman. Aunque es una historia animada, desnuda al ser humano actual, acusa su robotización, su rutina, su deshumanización. El hombre de hoy es un autómata, usa una máscara mecánica, su voz se parece a la del resto de los individuos, todos suenan igual. Encontrar la singularidad en un mundo estandarizado es una verdadera anomalía, una falla del sistema que hay que corregir de inmediato. Es por eso que el personaje principal de Anomalisa, un célebre conferencista de efectividad en los negocios, ignorará la originalidad de una mujer joven y sencilla, y regresará a su universo robótico cuidadosamente estructurado.

Anomalisa

Se trata de una historia tan subversiva como otras de Kaufman, entre las que cabe recordar brevemente Adaptation (El ladrón de orquídeas (2002) dirigida por Spike Jonze). Ahí podemos observar a un guionista que busca, a como dé lugar, escribir un buen guion, aunque le han pedido adaptar un libro de jardinería. Kaufman muestra cómo el guionista se obsesiona con su trabajo, busca inspiración en todo tipo de eventos, se inscribe a cursos de escritura dramática que solamente lo confunden más, se encierra, se emborracha, practica el onanismo… sin lograr concebir el guión que necesita. Kaufman muestra así que el escritor de cine es susceptible también a la vanidad y la soberbia, siendo un ser humano con defectos y vicios como otro cualquiera, pero cuya tenacidad y persistencia pueden hacer la diferencia ante una tarea difícil. Finalmente, al personaje de Adaptation la propia vida le mostrará cómo la inspiración puede llegar de los eventos más inesperados y que el guionista necesita vivir la vida si quiere realmente ser un buen escritor. Lecciones que ya el memorable Ernest Hemingway había dicho…

NOMINACIONES A MEJOR GUION Y MEJOR GUION ADAPTADO

No siempre los premios Óscar son la garantía de que una historia nos cautivará, pero vale la pena anotar los guiones que compiten este año por Mejor Guion y Guion Adaptado. Entre los guiones originales, destaca el guion de una insólita película animada: Intensa-mente, así como la historia tomada de la vida real de otro grupo de intrépidos escritores, los periodistas: Spotlight.

Mejor guion: Bridge of Spies (M.Charman, Ethan y Joel Cohen), Ex Machina (Alex Garland), Inside Out (J.Cooley, R. Del Carmen, P. Docter, M. LeFauve), Spotlight (T. McCarthy, J.Singer), Straight Outta Compton (A. Berloff, J. Herman, S.L.Savidge, A. Wenkus).

Mejor Guion Adaptado: Brooklyn (N.Hornby), Carol (P.Nagy), La gran apuesta (A.McKay, C.Randolph), La habitación (E. Donoghue) y Misión Rescate (D. Goddard).

Entre las adaptaciones, no se pierdan La habitación dirigida por Lenny Abrahamson (Frank en 2014, What Richard Did en 2012, etc.), una historia escrita y adaptada a cine por Emma Donoghue.

PARA LEER MÁS

  • El guión (Story, Substance, Structure, Style and the Principles of Screenwritting), de Robert McKEE, 1997.
  • Screenwriting for Dummies, de Laura Schellhardt, 2008.

Armín Gomez

Catedrático del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey, Campus Ciudad de México. Autor de “Ancestrales hechizos de amor” (Ediciones del Ermitaño) y “El hipogrifo teatral, historiografía y teoría teatral”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *