skip to Main Content
Menú

Libro de la semana: “La campana de cristal”

camapana

Hay algunos que critican a lo lunes como los peores de la semana, aunque yo creo firmemente en que los domingos son los días más bastardos. Efectivamente, los lunes sí son malos y cansados porque vuelves a esa horrible rutina por la que escapaste durante dos días; no obstante, los domingos son como la fila de espera a la montaña rusa más aterradora. Los domingos son esa sensación en el estómago con piquetes de incertidumbre, depresión postchela y la horrible negación de volver a la rutina. Los domingos apestan.

sunday

Existen momentos en los que estás rodeado de gente, en una fiesta o reunión familiar, en la escuela o el trabajo, observas gente que llega y viene, gente hablando sobre cosas que parecen tener mucha importancia y que son muy relevantes en sus vidas. Todo esto pasa frente a tus ojos, pero a ti te parecen problemas diminutos, la gente habla y tú solo escuchas “bla, bla, bla”. Te hablan y piden tu opinión y tú piensas en que sus problemas son tan insignificantes comparados con los problemas que tienen personas que ni siquiera pueden comer. O simplemente no piensas que algo importe.

Algunas ocasiones no sientes nada, ni felicidad ni tristeza, solo estás tirada en el pasto, viendo cómo las nubes cambian de dirección dependiendo de cómo sople el viento y de la posición del sol y de la tierra. No sientes nada por nadie, ni te interesa, ni sientes ganas, ni ánimos, ni tristeza. Solo estás tendido en la tierra y respiras, respiras y te dejas mover como si tú también fueses una nube.

give

La campana de cristal de Sylvia Plath nos narra la historia de Esther Greenwood, una chica que siente y vive este tipo de experiencias. Justo antes de hacerse adulta, pasa por un montón de pensamientos y recuerdos en busca de ésta. Tiene la duda de ser una mujer convencional o no hacer lo que todos esperan que haga.

No quisiera excluir a los hombres a leer este libro, pero aquí se narra la historia de una mujer y de cómo se siente por pertenecer a este género. En el libro de Plath te sientes identificada con la protagonista, ya que “vives” las escenas en la que Esther está perdida entre el tumulto de gente y los recuerdos recurrentes sobre su infancia.

sylvia

Buscando un poco sobre la vida de Sylvia puedes encontrar varias similitudes con la narrativa de novela, lo que resulta en una obra semiautobiográfica. La novela fue publicada bajo el nombre de Victoria Lucas después del suicidio de Plath.

La campana de cristal de Sylvia Plath fue un regalo de mi cumpleaños número 21, en el que la persona que me lo obsequió me dijo que toda mujer debería leer este libro alguna vez en su vida, supongo que porque todas nos hemos sentido dentro de una campana de cristal donde todo resuena con fuerza, todo tiene importancia y a la vez todo pierde significado con el tiempo.

sl

Sylvia Plath (1932 – 1963), también escribió poesía y libros para niños.

Yo hago una invitación a todos, hombres y mujeres, ya que lo que Esther siente durante el libro puede compararse con lo que sentimos todos al crecer: problemas de identidad y el descubrimiento de nuestro verdadero propósito en la tierra.

No importa tu aparato reproductor, todos los humanos hemos sentido que nuestros problemas resuenan y que no tenemos manera de solucionarlos o simplemente no sentimos nada.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *