skip to Main Content
Menú

Los eSports: cuando jugar con un control se vuelve deporte

1440833-tournament_03

En los ochenta, juegos como Super Mario Bros. 3 eran como de campeonato, literal. Imagen de The Wizard (1989), dirigida por Tom Holland.

Existen pocos momentos durante la historia del deporte competitivo de videojuegos, conocido simplemente como eSports, que pueden causar que todos nuestros sentimientos se disparen, como la pelea de Daigo Umehara durante un torneo en 2004.

En 600 segundos, un escenario repleto de espectadores que observaban a dos jugadores que nadie conocía se volvió loco porque presenció un milagro. Daigo -jugando como Ken en Street Fighter III– poseía nada de vida y estaba contra las cuerdas. Su oponente tenía todo a su favor para convertirse en el nuevo campeón del torneo más importante de los juegos de peleas conocido como EVO. Sin embargo, al más puro estilo de un cuento de Tolkien, Daigo logró lo inimaginable: contrarrestó cada uno de los golpes de un súper movimiento de Chun-Li sin recibir un solo golpe, para después aplicar su propio súper y convertirse en leyenda.

EL GEEK-GASMO MÁS INTENSO DE LA HISTORIA

Para muchos, esto no puede tener mucha gracia o ser algo por lo cual perder la cabeza. Sin embargo, esta locura no es exclusiva de Daigo, del público de ese día o los eSports. Otro ejemplo es sencillamente Diego Armando Maradona durante el Mundial de Futbol de 1986; lo que hoy conocemos como la infame “mano de Dios”.

Los eSports están tomando cada vez más relevancia. Tan sólo el año pasado, México se convirtió en sede para que League of Legends tuviera un gran boom en la escena competitiva de Latinoamérica, con el ascenso del equipo Lyon Gaming en los rankings mundiales. Sé que es difícil aceptar, o comprender, la idea de que estar frente a una pantalla y presionar botones pueda considerarse un deporte y que la gente gane dinero por eso. Pero vivimos en una época diferente. ESPN transmite competencias de League of Legends (LoL) y Street Fighter V, y sus jugadores ganan millones dólares.

Yoshinoro_Ono_and_Daigo_Umehara_EVO_2010

El legendario Daigo Umehara junto a Yoshinoro Ono, el productor de Street Fighter V, en el EVO de2010

eSPORTS PARA DUMMIES

No es fácil entrar en cualquier escena competitiva. Una cosa es jugar futbol con tus compañeros de la escuela en donde todos hacen de todo por diversión, a tener posiciones específicas en donde ciertas habilidades permiten avanzar en un ranking que determina un salario, popularidad e importancia en el mundo del deporte. Lo mismo sucede en los videojuegos, solo que de una forma más controlada. En el futbol no usas tu mano porque no está permitido, pero no hay algo que te impida usarla. Sin embargo, en FIFA no se puede usar la mano porque no existe un botón para hacerlo, no está programado y es imposible.

Ian Danskin tiene un video ensayo llamado Things of Beauty: Super Smash Bros. as a Spectator Sport, en donde explica que los deportes tienen reglas, pero los videojuegos tienen leyes. Esto se refiere a que un atleta puede entrenar para ser más rápido, pero Pikachu en Smash Bros. siempre correrá a una velocidad.

POR QUÉ VER JUGAR SMASH BROS. ES COMO VER EL SUPER BOWL

Así como existen diferentes posiciones en el futbol y el americano, en los eSports existen los mains, o el personaje con el cual te sientes más cómodo, al que le conoces todos sus movimientos. Este concepto puede variar un poco dependiendo del juego. En juegos de equipo, como League of Legends, los mains tienen una función similar a un deporte tradicional: un jugador elige un personaje que realiza ciertas acciones en cierta zona del mapa. En los de pelea, o de 1v1, como Smash, elegirás un personaje dependiendo de tu estilo de juego.

Como cualquier deporte, los eSports se basan en el control de un escenario. Los ejemplos más claros son los de peleas, en donde estar contra las cuerdas significa perder, a menos que seas nuestro amigo Daigo. En Pokémon, si, Pokémon, dominar significa tener ventaja en tu tipo de criatura, el tiempo a tu favor, más monstruos de bolsillo y saber leer a tu oponente. En League of Legends, DOTA 2, Call of Duty o, Counter Strike, es la intimidación, controlar los mapas y cumplir ciertos objetivos.

Sin embargo, las leyendas no nacen por jugar acorde las reglas. Las historias más increíbles se crean con perseverancia, sueños de ser el mejor como nadie más y desafiando lo establecido. Ejemplos de estos son la victoria de Juan Manuel “HungryBox” Debiedma, durante el EVO de 2016, cuando ganó su primer torneo venciendo a Armada y derrocando el reino de Fox en Super Smash Bros. Melee. ¿O qué tal esas increíbles batallas de League of Legends en donde Lee “Faker” Sang-hyeok destruyó a sus contrincantes uno por uno, 1v5?

luOY9DR

Lee “Faker” Sang-hyeok  es miembro de SKT, el actual equipo campeón de League of Legends.

LA BATALLA CONTRA UN DIOS

Melee es un juego viejo, pero posee una gran presencia en torneos de peleas, como EVO, y tien una base de fanáticos que no sólo inventaron un estilo competitivo que no estaba planeado por su desarrollador (Masahiro Sakurai), sino que además han creado una mitología alrededor del juego.

Para ilustrar este punto, tomaré como ejemplo la pelea entre Masaya “aMSa” Chikamoto y Jason “Mew2King” Zimmerman, en donde el primero ganó usando a Yoshi, contra el Sheik y Fox de un campeón. Todos los que estaban presentes en el escenario del torneo Kings of Cali 4, en julio de 2014, vieron cómo un jugador que es considerado uno de los mejores fue derrotado por un contrincante que tenía todas las posibilidades en su contra.

1002472_10151805826220786_505177248_n

aMSa contra Mew2King durante el Kings of Cali 4, un torneo nacional celebrado en Los Ángeles, California en 2014. Nótese la intensidad.

Para explicar esto mejor, hay que explicar Melee. A diferencia de otros juegos de peleas, este no tiene como objetivo dejar al oponente sin vida, sino dominar un escenario. La vida no tiene tanta importancia y la sobrevivencia depende en movimiento y control de puntos clave. Existen 24 diferentes personajes, sin embargo, no todos son competitivamente viables. Sheik y Fox son considerados de los mejores y más usados debido a su velocidad, daño que infligen y posibilidad de recuperación, Yoshi es todo lo contrario. Cada personaje tiene 4 vidas, las cuales se pierden cada vez que el personaje es sacado de un escenario. Para ganar una pelea en un torneo, es necesario ganar 3 batallas de 5

Mew2King es considerado uno de los 5 Dioses de Melee: jugadores que son prácticamente imposible de vencer y ganan cada torneo -HungryBox es uno de ellos-. aMSa es uno de las pocas personas de Japón que compiten en torneos americanos.

OTRO GEEK-GASMO: Mew2King contra aMSa

Los comentaristas y el público de ese día veían todo a favor del Dios. El primer round es predecible, Mew2King gana sin ningún problema: sin embargo, el segundo es diferente. aMSa resulta vencedor. Está bien, tal vez Jason cometió un error o lo dejó ganar. Sin embargo, Yoshi rojo vuelve a vencer. En este punto el público no logra comprender lo que ve. Uno de los mejores jugadores, la persona que con tan sólo quitarle una vida es considerado una victoria, fue derrotado 2 veces seguidas.

            Pero Mew2King sabe que ya no es tiempo para juegos de niños, así que cambia de Sheik a Fox. Fox es uno de los mejores personajes en el juego; dominarlo es un reto, pero una vez que es controlado, no hay nada que lo pare. 4 de los 5 Dioses juegan con Fox y cuando dos de estos se enfrentan, esperen una batalla del calibre de Goku contra Vegeta.

i

El latino HungryBox, actual campeón de Smash Melee en EVO.

Con el juego en su contra, Mew2King con Fox se enfrenta a la sorpresa del día: aMSa con Yoshi rojo. Inicia la cuarta pelea. Ambos contrincantes cuentan con las mismas posibilidades. Una victoria más y Masaya pasará a la siguiente ronda y será recordado como el jugador que venció a un Dios. El desenlace ya lo conocen.

Puede ser difícil comprender los eSport, principalmente porque, a menos que los practiques, no entenderás lo que sucede. Eso me pas-o apenas. Vi la final de League of Legends del año pasado, pero no entendía qué sucedía. Sólo me confundía con los colores, explosiones y movimientos raros, pero en cuanto me puse a jugar LoL, logré entender lo que pasaba. Contemplaba las jugadas de Faker y me asombraba con la forma en que lograba estrategias con éxito. Algo similar a lo que te ocurre cuando ves el Super Bowl porque va a cantar Katy Perry.

Al final del día, ver una pelea de Smash, de Pokémon, o League of Legends, es como revivir esas batallas de Dragon Ball Z en las que las explosiones sucedían en cada momento, los peleadores se movían de forma inimaginable y en donde un milagro puede suceder en 10 segundos.

Sebastián Quiroz Navarro

Gamer de corazón, reseñador y hipster wannabe y amante de la cultura geek. Estudiante de Ciencias de la Comunicación en la UNAM.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *