skip to Main Content
Menú
Editorial copy

EDITORIAL

Ha llegado el final. Katniss ha cambiado, ya no es la niña que se sacrificó por su hermana menor para morir en los Juegos del Hambre. Y que quede claro que jamás fue mártir; nunca. Quizá sí una figura mediática medio cursi y un icono revolucionario, pero nunca una mártir que se tiró a llorar.

Katniss llegó para quedarse entre los lectores adultos y jóvenes alrededor del mundo, más por la inspiración que la chica emana como ser humano en las novelas de Suzanne Collins que por lo perfecta que se pudiera ver Jennifer Lawrence en escena.

Este número se lo dedicamos a la saga de Los Juegos del Hambre y a todos los lectores, fanáticos y demás mutos que hicieron de este saga lo que es hoy, pero en especial a todas esas chicas tan fuertes y leales a los valores de la humanidad que son capaces de derribar un Estado entero. Hoy más que nunca te estamos buscando Katniss Everdeen, ¡Que se escuche el canto del sinsajo!

 

 

FIL Guadalajara 2015

Las columnas