skip to Main Content
Menú

Narcoseries

Garcia

En la serie Narcos hay una cita textual a García Márquez en un diálogo de Pablo Escobar que dice así: “No soy un hombre rico, sólo soy un hombre pobre con dinero”.

Más de 100 mil muertos y más de 30 mil desaparecidos no se pueden plasmar en un serie o en un libro. Son miles de voces y pocos medios, ¿cómo sabemos de ellos? ¿Quiénes son los protagonistas de esta historia titulada Narcotráfico?

Cuál será la relación entre las narcoseries y la literatura alrededor del narcotráfico. Responder o tratar de explicar dicha pregunta no sólo sería un desperdicio de letras y de su tiempo, sino que podría ser una tarea interminable; por lo que lo más conveniente –por paradójico que sea– es nombrar una diferencia esencial entre ambas narrativas, ésta se basa en que la mayoría de las narcoseries se desarrollan a partir de la figura del Sr. o Sra. narco, mientras que en la literatura las historias se desenvuelven alrededor de estas figuras de poder y las consecuencias del narcotráfico sobre la gente, en sí, sobre nosotros.

Vayamos al grano para esclarecer el punto, en series como Narcos (2015-…), La reina del Sur (2011), El Chapo (2017) y, en mayor o menor medida, la legendaria historia de Walter White en Breaking Bad (2008-2013), el común denominador de estas narcoseries radica en que el narco o narca ficcionalizad@ es el eje narrativo, emocional y ético de toda la historia, motivo suficiente y primerizo para que varias personas argumenten que ver o atender este tipo de audiovisuales es “malo” y “dañino para la sociedad”, ya que de esta manera se enaltece la figura del narcotraficante como un tipo o tipa ejemplar.

reverte

La reina del sur se basó en la novela homónima del escritor español Arturo Pérez-Reverte quien se inspiró en el corrido “Contrabando y traición” de los Tigres del Norte.

El debate llegó a tal punto que en 2016, la diputada Lía Limón del Partido Verde Ecologista de México y el senador Zóe Robledo (sí, así se llama) del Partido de la Revolución Democrática solicitaron a la Secretaría de Gobernación que regulara los contenidos audiovisuales referentes al narcotráfico, ya que dichos programas promovían la violencia y encaminaban a la opinión pública hacia la admiración y respeto sobre la figura del narcotraficante.

Los Tigres del Norte - "Contrabando y traición"

Retornando al punto comparativo, podemos decir que estas series son exitosas porque, principalmente, tratan temas comunes en una realidad aún más violenta que la ficción narca, además de contar con la plusvalía narrativa que figuras públicas como Pablo Escobar, Sandra Ávila Beltrán o Joaquín Guzmán Loera son capaces de crear en cualquier historia, quienes son ficcionalizados entre un montón de dilemas éticos; aquí nace el gusto del público hacia estas narrativas, ya que nos interesa conocer el cómo estos personajes resolverán sus problemas a lo largo de capítulos: si por las “buenas” o por las “malas”.

CONTINÚA ABAJO…

Por otra parte, ya en asuntos literarios, mencionaremos a dos que tres autores mexicanos que tratan temáticas narcas con un sentido agudo hacia la memoria, la catástrofe de la violencia, sus víctimas y lo periodístico. Hablamos de autores como el fallecido Javier Valdez Cárdenas con libros como Malayerba (2010) o Huérfanos del narco: Los olvidados de la guerra del narcotráfico (2015); también no podemos dejar de mencionar a Yuri Herrera con Trabajos del reino (2013) y Señales que precederán al fin del mundo (2009). Y el al lagunero Carlos Velázquez con El Karma de vivir en el norte (2013). 

El factor común de estas obras es que la mayoría de éstas recae sobre lo que podríamos definir como testimonio, dígase, la figura del testigo quien ha sufrido la guerra contra el narcotráfico en carne propia y no a través de sus presuntos “protagonistas” quienes son definidos como amos del poder y la muerte. Pesadillas por las que los escritores mismos han pasado.

PARA LEER MÁS

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *