skip to Main Content
Menú

Polvo eres y en Polvo te convertirás

the-golden-compass-1

En La meteria oscura, el Dios que muere es el Dios de los quemadores de herejes, el de las quemas de brujas, el que persigue judíos…  y lo digo en respuesta… ese Dios tiene que morir.” ( Philip Pullman).

¿Es posible una saga que además de ser una buena historia tenga un carácter filosófico, científico y sobre todo teológico, todo ello anclado en la ficción literaria sin por ello dejar de ser atractiva? Sí. Es el caso de la trilogía "La materia oscura" del escritor inglés Philip Pullman (1946), compuesta por "Luces del norte" (1995) –también conocida por el título de "La brújula dorada"– , "La daga" (1997) y "El catalejo lacado" (2000).

 A mi parecer esta saga ha quedado relegada al no alcanzar el auge mediático como otras de su mismo calibre, si hablamos específicamente de literatura fantástica.

Pienso por ejemplo en El señor de los anillos de J.R.R. Tolkien, Harry Potter de J.K. Rowling, o Crónicas de Narnia de C.S. Lewis. Todas las anteriores han tenido una gran resonancia en el público tanto por sus libros como por sus adaptaciones al cine, rescatando toda una cosmovisión de personajes, figuras y bestias míticas. Quizás la película, La brújula dorada (2007), basada en la primera novela, no le hizo mucho favor y por esta razón haya quedado en el olvido.

Quienes ya hayan visto la película, por favor, no crean que las novelas son iguales. El guion se olvidó de incluir aspectos muy importantes, le faltó desarrollar a los personajes que por demás son muy complejos, además de cambiar por completo el final que en realidad es trágico y desconcertante. Insisto, habría que darle una segunda oportunidad. La saga ha sido motivo de escándalo, sorpresa y censura sobre todo por grupos religiosos que la consideran agresiva, ofensiva, llena de odio hacia todas las religiones, entre otros calificativos. A muchos les ha parecido mejor mantenerla por debajo del agua.

la-brujula-dorada-fondos-es-01

El director de La brújula dorada Chris Weitz dijo que que la película no haría ninguna mención sobre religión o Dios. De acuerdo a Weitz la decisión fue de los estudios productores de la película New Line Cinema.

¿Por qué ha causado escándalo y censura frente a grupos religiosos? Por los temas delicados que toca: hacerle la guerra a un dios, manifestar la represión de la Iglesia, las alusiones indirectas a la Inquisición, la crítica hacia las instituciones de poder, entre otras cosas. No es que Pullman haga un ataque directo a una religión en específico a pesar de que las referencias judeocristianas son las más presentes. Mas bien señala los riesgos de una institucionalización fanática que se olvida de lo esencial y pone por encima el poder, las riquezas y el propio ego, cometiendo atrocidades que sobrepasan la dignidad y la vida del ser humano. El autor pone el dedo en la llaga.  

La materia oscura His dark materials– retoma una de las historias más antiguas de todo el pensamiento occidental, aunque su origen sea oriental. Dígase el relato del Génesis: de la creación del mundo, de Adán y Eva y su expulsión del paraíso. Lo desmonta y le da otra vuelta de tuerca. Lyra Belaqua y Will Parry son los protagonistas de la historia. Ellos encarnarán una nueva Eva y un nuevo Adán que intentarán restituir el orden en todos los múltiples universos paralelos y caóticos que existen.

En un mundo semejante al nuestro, Lyra Belaqua es una niña internada en el Jordan College de Oxford. Es rebelde, decidida y siempre busca problemas. Se junta con otros niños de su edad, pero a causa de la ausencia de niñas en el entorno donde crece adquiere comportamientos masculinos: sus juegos favoritos son las batallas, las peleas, saltar por los techos del Jordan College, profanar tumbas, correr, intentar hundir barcazas de otra gente y emborracharse con su amigo Roger; siempre está sucia, raspada y desaliñada.

Por diversos acontecimientos Lyra se verá forzada a emprender un viaje al Norte en búsqueda de sus amigos secuestrados por un grupo de zampones, una especie de grupo delictivo a las órdenes de la Junta de Oblación. Ésta es una institución a favor del Magisterio que se encarga de raptar niños para hacer experimentos con ellos.

ff_compass_630

Dakota Blue Richard fue seleccionada para el papel de Lyra por el mismo Philip Pullman en 2006.

Por otro lado, Will Parry –quien aparece hasta La daga pertenece a nuestro mundo. Es un niño de doce años que al defender a su madre mató por accidente a un hombre. Se adentra a otro mundo, llamado Citàgazze, y descubre que rondan espectros que se alimentan de las almas. Será aquí donde Will y Lyra se encuentren y emprendan juntos una aventura en la que irán descubriendo su propia identidad e intentarán encontrar un sentido a sus mundos sin sentido. En toda la serie vemos a los personajes en situaciones límite donde se cuestionan la toma de decisiones. Cualquier parecido a la realidad es mera coincidencia. 

En pocas palabras, ambos niños no cuadran con el canon de cómo deberían comportarse. Sus personalidades los lanzarán a un viaje donde es imposible el retorno. La vida de Lyra cambia al descubrir una conspiración para matar a su tío Lord Asriel, mientras que la de Will por cometer un crimen. ¿Dónde está el bien y dónde está el mal? Pullman intenta reflexionar y desarrolla un tema más profundo: la propia naturaleza humana, desde sus distintas facetas, incluyendo el concepto del alma.

DAIMONIONS Y RELIGIÓN

¿Qué es el alma? ¿Todos tenemos una? ¿Está separada de nuestro cuerpo? ¿A dónde va cuando morimos? Pullman pone el acento en la diversidad. En el mundo de Lyra existen los daimonions. Seres en forma de un animal que acompaña a la persona durante toda su vida, lo protege, le da consejos. ¿Es su alma o su conciencia? ¿Es una especie de tótem? Lo cierto es que daimonion y persona conforman una unidad, un solo ser. Will no tiene un daimonion con una manifestación física, sino que se encuentra en su interior.

En el mundo de Lyra, durante la niñez, los daimonions se metamorfosean en diferentes animales, como en armiño, ratón, lechuza, murciélago, liebre, etcétera, dependiendo de la situación en la que el niño se encuentre o por las emociones expresadas que lo embargan en ciertos momentos. Sin embargo, solo durante esta etapa tienen la capacidad de transformarse pues aún no han entrado en la adolescencia: “A medida que las personas se hacían adultas, sus daimonions perdían su poder de cambiar y adoptaban una forma fija, que conservaban de manera permanente” (Luces del norte 53). ¿No ocurre lo mismo cuando crecemos? ¿Cuándo intentamos definir quiénes somos y cómo somos?

2007_his_dark_materials_golden_compass_002

Él es Patalaimon, mejor conocido como Pan, el daimonion de Lyra.

Uno de los grandes cuestionamientos de los personajes es intentar descubrir lo que es el Polvo, una serie de partículas elementales –que podríamos relacionar con la física cuántica– que se pegan a los adultos al ir perdiendo la inocencia durante la pubertad. Los adultos suponen que es aquéllo que introdujo el pecado, la vergüenza, la destrucción y la muerte en este mundo y sin embargo, permite que ciertos instrumentos filosóficos –como son llamados en el mundo de Lyra– funcionen. Como por ejemplo el aletiómetro.

En el Génesis Yahvé sentencia a Adán después de haber comido el fruto del árbol del bien y del mal: “porque eres polvo y al polvo volverás” (Gn 3, 19). En Luces del norte se considera el Polvo como “la evidencia física del pecado original” (354). Por ello Lord Asriel se pregunta si el Polvo es el causante de que el daimonion cobre una forma fija al llegar a la edad adulta.

Tal vez, si el daimonon estuviera separado del cuerpo, no estaríamos sujetos al Polvo, al pecado original. Se trataba de averiguar si era posible separar el daimonon del cuerpo del ser humano sin matar a éste último (Luces del norte 357).

¿Entonces cuerpo y alma son uno solo? ¿Qué pasaría en vida si pudiéramos desprendernos del alma? ¿Se sufriría menos? ¿Habría una forma de encontrar el origen de todo: del Polvo, del pecado, de la muerte, de la desgracia, de la guerra, sin recurrir necesariamente a la presencia y la figura de un Dios? Algunos considerarían esto una blasfemia. 

The-Golden-Compass-his-dark-materials-26419520-1280-1024

El aletiómetro: un aparato parecido a una brújula, reloj o compás que revela la verdad a aquel quien sepa hacer las preguntas adecuadas y conozca la forma de leer los signos.

Lyra y Will están destinados a cumplir una misión.  Son los únicos salvadores por lo que abunda un tono mesiánico a lo largo de la obra. ¿Serán capaces de quitar el mal, el pecado y la destrucción que existen en el mundo? ¿El pecado existe o es algo que se nos ha hecho creer? ¿Y si la pérdida de la inocencia no fuera del todo “mala”? Surgen muchas preguntas en las mentes de estos niños y al mismo tiempo resuenan en las de los lectores. 

Pullman hace uso de pasajes del Antiguo Testamento, así como del imaginario entorno a los ángeles y los demonios. Toda una tradición bíblica está detrás pero también no se pueden pasar por alto las referencias a La divina comedia de Dante Alighieri y a El paraíso perdido de John Milton, de donde Pullman sacó el título para su saga y que pone como epígrafe en el primer libro:

En este espantoso abismo,

matriz de la naturaleza y tal vez tumba,

no de mar, ni tierra, ni aire, ni fuego,

sino de todos juntos en sus fecundadoras causas

confusamente mezclados, y al que debe combatirse siempre,

a menos que aquel que todo lo hace y puede ordene

sus oscuras materias y cree más mundos,

en este espantoso abismo, el cauteloso demonio

se detuvo al borde del infierno y miró un momento,

considerando su viaje…

(John Milton en El paraíso perdido, libro II versos 10-20. Las cursivas son mías)

De esta manera la trilogía está llena de simbolismos. Con la cita de Milton se da a entender la posibilidad de universos paralelos que coexisten. Aquél que todo lo hace puede crear más mundos a partir de la materia oscura. Usando una daga como la de Will es posible dividir partículas subatómicas y alterar el espacio para cruzar de un lugar a otro, con el riesgo de entrar a un no-lugar, o al lugar de los muertos.

p035v0zr

Pullman, refiriéndose a la lectura de La materia oscura dijo: Lo que le diría a la gente que me critica por mancillar su religión y decirle a los niños que debe ser satanistas sería esto, ¿qué cualidades celebra la historia de La materia oscura en el ser humano y cuáles condena? 

Y si esto todavía no es suficiente, Pullman agrega otro ingrediente más a esta compleja receta. Aparecen figuras del imaginario mítico con su toque especial: brujas, hadas, personas del tamaño de la palma de la mano, osos acorazados, demonios, ángeles, sombras, fantasmas, monstruos de acantilado, zombis, espectros, entre otros. 

¿A dónde voy con todo lo mencionado anteriormente? Que La materia oscura tiene su parte oscura, pero no en el sentido de malévola, satánica, ni siquiera creo yo, que invite al ateísmo. La novela despliega sobre la mesa un montón de preguntas existenciales que cualquier persona con fe o sin fe le son innatas. ¿Por qué rayos estoy aquí? ¿Soy sujeto o no del destino? ¿De verdad soy libre? ¿En el mundo fisico y espiritual existe un Dios, ente, energía o como le quieran llamar? 

Tal como había expresado el filósofo Nietzsche, “Dios ha muerto”. Pero cuidado, una idea de Dios es la que ha muerto. No creo que los jóvenes o los adultos que leamos esta serie pierdan o adquieran una fe, sino que desplegará nuestras mentes, y por qué no, también el espíritu. 

La serie es oscura porque se entrelazan diferentes elementos: física cuántica, alusiones bíblicas, aspectos religiosos, teológicos y filosóficos, un imaginario de seres y animales fantásticos. ¿Y esto impediría que un niño, joven o adulto disfrute de su lectura? No. Hondo es el abismo que se dibuja pero la narración logra mantenernos en suspenso. ¿Quién es el héroe y quién el villano? ¿Existen siquiera? ¿Por qué creer que todo es blanco o negro? Dudamos de los personajes y de lo que acontece. Y cuando creemos que habíamos comenzado a entender lo que es el Polvo… ¡Zaz!

PARA LEER MÁS

  • Luces del norte,de Philip Pullman, 2014.
  • La daga, de Philip Pullman, 2014.
  • El catalejo lacadode Philip Pullman, 2014.
  • Los misterios de la materia oscura, de Mary y John Gribbin, 2004.
  • El paraíso perdido, de John Milton adaptado e ilustrado por Pablo Auladell, 2015.
This Post Has One Comment
  1. Hola Alejandro,
    No conosco esta obra a la que tu refieres en tu ensayo literario, pero definitivamente, has despertado en mi el interés de leer estos tres libros y poder darte una opinion al respecto.
    Pero me parece que el autor tiene un gran conocimiento de La Metafísica Espiritual. tema que a mi me ha apasionado por muchos años.
    Te prometo leer los libros y platicar contigo acerca de ellos.
    Saludos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *