skip to Main Content
Menú

Spider-Man, el regreso a casa, dicen

port2

Spider-Man apareció por primera vez en el #15 de Amazing Fantasy en agosto de 1962.

“Es necesario inyectar un poco de filosofía o de algo, para que el lector pueda reflexionar cuando lea las historias”, Stan Lee.

Es la primera película del Cinematic Marvel Universe con Spider-Man como protagonista… aunque la verdad es que no, ya que nuestro arácnido amigo está acompañado por Tony Stark en todo momento. Spider-Man: Homecoming es una historia que tiene algunos puntos en común con su antecesora –no oficial– Ultimate Spider-Man (2012), pero no se preocupen, no les diremos cuáles para no spoilearles la película. Lo que sí podemos decirles es que Tom Holland, el ahora Spider-Man, es el superhéroe más joven en interpretar al Hombre Araña: 19 años.

spider

Antes de contarles cómo estuvo la peli, vayámonos a los orígenes de Spider-Man; no estoy hablando del momento en que Parker es mordido por la araña “radioactiva” y se convierte en súper. No, a lo que me refiero es al “alma” de Peter Parker y por qué todo adolescente quiso, quiere y desea ser más como él y no tanto como Spider-Man.

Spider-Man fue uno –o es el único– superhéroe con un trasfondo adolescente, un chavillo que además de lidiar con villanos entre los 30 y 40 años de edad, tenía que sobrevivir a la secundaria, a los bullys y a su propia inteligencia; aquí la mina de oro que crearon Stan Lee y bajo la ilustración deSteve Ditko. Peter Parker conecta con el público gracias a su lado humano, justo como el álter ego de Supermán funciona, Clark Kent; un hombre masa tan común como tú o como yo.

Supermán vive entre los hombres, bajo la carne mortal del periodista Clark Kent. Y bajo tal aspecto es un tipo aparentemente medroso, tímido, de inteligencia mediocre, un poco torpe, miope, enamorado de su matriarcal y atractiva colega Lois Lane, que lo desprecia y que, en cambio, está apasionadamente enamorada de Superman. (Umberto Eco)

clark

Cuando Spider-Man debutó en los cómics corría el riesgo de ser un adolescente/compañero de las “vacas sagradas” con capa, estoy hablando de Robin o la Antorcha Humana quienes tienen muy poco protagonismo, si es que alguna vez lo tuvieron. Spider-Man conectó con el público porque Peter Parker es, y seguirá siendo como nosotros, un wey que no destaca en la vida real, es decir, en el ámbito social; tan es así, que Spider-Man ha hecho un excelente equipo a los largo de la historia con los X-Men o con los 4 Fantásticos quienes son tan genios y tan segregados de la sociedad como el propio Peter Parker; quien ahora hará mancuerna con el ególatra Tony Stark, otra inadaptado social con la cartera repleta de billetes. Los superhéroes antes mencionados son prodigios de la ciencia, la filosofía y la tecnología. Con ellos somos testigos de superhéroes más sesudos y menos “brutales”.

CONTINÚA ABAJO…

¿Por qué Spider-Man comparte protagonismo con Iron Man? La primera respuesta radica en un tema económico, donde los productores se apoyan del éxito y fama del personaje de Iron Man para sostener al “primerizo” y “olvidado” Peter Parker; por otra parte, también podemos pensar en que el Universo Marvel necesita recordarnos la existencia de Tony Star y de los Avengers, ya que la última película de Iron Man como protagonista fue en 2013. Más allá de otras especulaciones que podemos seguir describiendo, hay un argumento narrativo que hacen de Tony Stark y Peter Parker una gran pareja: el amor y dependencia que ambos personajes le rinden a la tecnología: trajes, gadgets, investigación, inventos, etc. Un afán ligado al público que es amante del superhéroe arácnido: los adolescentes, geeks y chavorucos.

stark

Tanto en la novela gráfica Civil War (2006) como en la película Homecoming, Peter recibe de Stark un traje ironmenizado con un montón de chucherías.

En Spider-Man: Homecoming, la mancuerna entre ambos superhéroes se complementa de manera orgánica gracias a sus perfiles, es decir, el humor irreverente de Spider-Man y el tono sarcástico de Tony Stark es una mezcla que puede dar muy buenos resultados, además de una relación mentor-alumno algo superficial y fructífera, ya que ambos personajes se complementan desde el interior y se enriquecen a sí mismos. A su vez, el villano Vulture, interpretado por Michael Keaton, es una figura que encaja de manera natural en el tema de la tecnología, puesto que Vulture se dedica a la venta de armas extraterrestres.

Como verán, aqui tenemos un dilema ético y filosófico riquísimo entorno al uso de la tecnología para una película de superhéroes, ya que Industrias Stark fue vendedora, distribuidora y desarrolladora de “tecnología” militar, tema que Vulture toca en un diálogo de la película pero que por supuesto no se indaga en ello, una oportunidad que el director Jon Watts dejó escapar. No obstante lo anterior, Spider-Man: Homecoming es una película divertida y que entretiene al espectador; de verdad lo es, además, la historia tiene un giro narrativo que sorprende a cualquiera. Las risas y los chistes “involuntarios” también están incluidos gracias a los problemas adolescentes de Peter Parker y demás amigos todavía más chuscos que él.

home

PARA LEER MÁS

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *