skip to Main Content
Menú

Star Wars y el Budismo

AnakinPadme-HaydenNatalie-anakin-and-padme-25491236-1900-1227

Anakin y Padmé. El nombre de Padmé proviene de un mantra budista, Om mani Padmé hum: salve a ti, preciosa joya en el corazón del loto.

¿Sabían que Padmé en sánscrito significa “flor de loto rosa” y en las tradiciones budistas suele ser un símbolo de pureza de la naturaleza del Buda y representa la apertura en el proceso de iluminación?
En realidad, Star Wars y el Budismo siempre se han encontrado cara a cara.

Me parece que quizá el único marco referencial que puede brindar herramientas de análisis para dar cuenta de los contenidos religiosos en Star Wars es la compleja y diversa perspectiva budista que no solamente ha alimentado filosóficamente la argumentación del mundo Star Wars, sino que también ha aportado una gran cantidad de elementos éticos y estéticos a esta producción –como por ejemplo las túnicas de los Jedi o la cabellera de los Padawan. Pero esto no quiere decir que George Lucas conscientemente haya hecho una lectura crítica e instrumental de las distintas escuelas de budismo para elaborar el universo Star Wars. Lo único que pretendo aquí es retomar algunos elementos muy similares –casi idénticos– que ligan a este universo con algunos principios budistas, y me gustaría hacer una advertencia. Al exponer algunos conceptos propios del budismo, hay que pensar que a diferencia de la filosofía occidental, las filosofías védicas tienen una lógica paradójica en la que un concepto puede tener una serie de significados complejos, variados, móviles e histórica y geográficamente ubicados, por lo que los significados de los conceptos budistas que expondré solamente reflejan una parte de esa red compleja de significados. Una vez dada la advertencia, primero, lo primero… ¿Cuál es el conflicto entre jedi y sith?

El conflicto principal no radica entre el bien y el mal –que es quizá el conflicto central de las religiones judeocristianas–, sino que el conflicto es entre la luz y la oscuridad, representada cada una por Jedi y Sith respectivamente. Y es este conflicto el que alimenta constantemente las dos trilogías de la saga y que sin duda alguna, va subiendo y bajando de tono según el momento de la historia en el que estemos, todo esto encausado por uno de los conceptos más importantes de la serie: la fuerza.

YodaDuel

El personaje de Yoda está inspirado en el Dalai Lama.

Podemos pensar en la fuerza desde la perspectiva de Yoda, cuando en Star Wars: Episodio V – El Imperio Contraataca comenta que “la fuerza es la que crea todo, crea la vida por todas partes”. Es aquella fuerza natural que le da sentido al universo, que lo une y que al mismo tiempo se convierte en la única verdad. En este sentido, los Jedis se entrenan para deshacerse de apegos, deseos, en sí de la “ignorancia” que aleja del camino de la intuición que es la fuerza y nos acerca al lado oscuro, que es el camino del miedo, ira, odio y sufrimiento, desde la perspectiva de Yoda. En este sentido, la relación con el budismo es clara. Si bien en el budismo no se habla propiamente de “la fuerza”, sí se habla del Dharma que, para las religiones búdicas, significa “ley cósmica y orden”; que a la vez, para la orden Kadampa, significa “protección”; protección contra el sufrimiento. La doctrina del Dharma funciona como método para alejarnos de la ignorancia que es la raíz del sufrimiento. Así, ambos principios están unidos. El camino de la luz en la fuerza, el camino que pretenden los Jedis, es aquel que funciona como una protección ante el lado oscuro y que los acerca al flujo natural de la fuerza, mientras que para las distintas ramas del budismo, el Dharma funciona como una doctrina de protección que los aleja del camino del sufrimiento, generalmente adscrito al Karma. En pocas palabras, podemos decir que la fuerza es un símil de la mente búdica, la mente de la liberación.

LA RELACIÓN ALUMNO Y MAESTRO

Ya que este es un tema del cual podemos escribir mucho, mucho –en verdad, mucho– después de haber reflexionado de manera general sobre la fuerza y su relación con el Dharma del budismo, me gustaría centrarme solamente en la relación alumno-maestro para la doctrina jedi, ya que esta relación nos brinda muchos ejemplos de similitudes filosóficas entre el budismo y la mitología de Star Wars

El reconocimiento de los pequeños Budas en la región del Tíbet se suele hacer cuando estos son pequeños; los Tulkus dentro del budismo son grandes maestros, cuya encarnación es buscada para formarlos en las enseñanzas del Dharma hasta alcanzar un nivel de sabiduría superior. En Star Wars, podemos encontrar estas figuras en aquellos que tienen en si una fuerte influencia de la fuerza, o un alto conteo de midiclorians –que según Qui–Gon son indicadores moleculares de la presencia de fuerza en los seres vivos. A estos seres reconocidos por otros iniciados en el camino de la fuerza se les suele identificar desde una edad temprana en la que son retirados de la familia, se les corta el cabello y comienza su entrenamiento en los caminos de la fuerza. Estos elementos son idénticos a la formación de los pequeños Tulkus en el budismo tibetano. En ambas referencias, podemos encontrar que este ritual tiene que ver con el desapego y el reconocimiento de las enseñanzas superiores. 

Qui-gon-and-Obi-wan-qui-gon-jinn-and-obi-wan-kenobi-27341634-1280-720

(Qui-Gon, Anakin y Obi-wan). De acuerdo a Qui-Gon, la fuerza en Anakin era tan poderosa que no necesitó de un hombre para engendrarlo en el vientre de su madre, sino que fue la misma fuerza quien lo creó. Un símil con Jesús en la religión católica.

Volvamos ahora a una de las relaciones más significativas en la saga completa de Star Wars: la relación entre Luke y Yoda. Cuando Yoda entrena a Luke en Dagobah, una de las enseñanzas principales del maestro Jedi es la importancia de estar consciente en el momento presente, donde el reconocimiento y la lectura de la intuición es central para comprender los caminos de la fuerza. Para el budismo tibetano existen ocho niveles de conciencia: la intuición sería la más confiable de todas ellas. Esta se puede desarrollar desde las primeras experiencias meditativas, pero es necesaria la disciplina y el entrenamiento para poder dominarla a voluntad; cualidades de la mente que al final serán el camino de la iluminación. De esta forma, así como en la sugerencia budista, Yoda insiste a Luke que no solamente es necesario sentir la fuerza, sino que es necesario aprender a dominarla tanto en mente como en cuerpo. Así, el entrenamiento de Yoda tiene este objetivo: que Luke aprenda a dominar la fuerza. 

Según el budismo Mahayana, un verdadero maestro es aquel que es capaz de mostrar al discípulo que él mismo es el maestro, algo sumamente significativo que ocurre cuando Qui-Gon Jinn admite ante el alto consejo Jedi que si bien Obvi–Wan tiene mucho que aprender de la fuerza, poco o nada es lo que puede aprender de su maestro. De esta forma sugiere que Obvi–Wan puede ser un maestro de sí mismo y que su relación ya no se basa en alumno y maestro, sino que ambos se han convertido en el maestro. Ahí la paradoja: ambos se vuelven el mismo en la fuerza.

www.allwallpapersfree.org

Obi–Wan y Qui–Gon pelando contra el Sith Darth Maul en Star Wars: Episodio I – La Amenaza Fantasma.

Esta lógica es seguida cuando alumno y maestro pueden comunicarse más allá de la “vida y la muerte”. El maestro en el tantra, cuando está más lejos, más cerca está. Según la escuela Nygma, una de las escuelas más antiguas en el budismo tibetano, cuando un auténtico maestro y un auténtico discípulo se encuentran, el maestro puede introducir al alumno en la esencia de la mente, ayudándole a entender cómo funciona ésta. Aquí surge un agradecimiento y fusión al entender que no hay diferencia entre la mente del maestro y del alumno, pues ambas radican en la misma naturaleza búdica, o de la fuerza. Podemos pensar en una serie de relaciones en Star Wars: Obvi–Wan y Qui-Gon –a mi juicio, uno de los personajes más importantes en la saga y muy poco valorado por el seguidor común–, Luke y Yoda, así como Obi–Wan y Anakin. Así podemos entender cuando la mente de Obvi–Wan pareciera estar integrada a la mente de Luke durante la batalla de Yavin 4, o cuando el propio Obvi–Wan puede recibir mensajes de Qui-Gon Jinn en distintos momentos de la saga.

Las pasadas relaciones solamente pueden ser forjadas y no son dadas por decreto, es una relación casi familiar. Así maestro Jedi y padawan están siempre unidos hasta borrar la diferencia alumno/maestro y volverse uno en la fuerza, es un estado más allá de la realidad. Incluso en el Episodio III de la Saga de Star Wars, cuando Anakin revela su filiación al lado oscuro de la fuerza, Obvi–Wan le dice que él le ha fallado como maestro, pues no pudo ser capaz de ayudar a su antiguo alumno en todos los ámbitos de su vida al no haber podido borrar esta diferenciación para que la mente de Anakin y la de él se unieran.

Obi-Wan_VS_Anakin_1

Obi–Wan vs. Anakin en Star Wars: Episodio III – La Venganza de los Sith.

Estas pequeñas reflexiones son más una invitación, por su puesto a pensar el universo de Star Wars desde otras perspectivas, analizar las particularidades de los personajes, la riqueza de la mitología y la profundidad de sus declaraciones filosóficas en general. 

Felipe Reyes

Psicólogo, estudiante de maestría. Tatuado profesional, coach de crossfit y vegan porque soy bien ve(r)gan.

This Post Has 2 Comments
  1. Aparte de lo anterior, algunos criticos y fans de la serie han visto paralelos y elementos de multiples religiones y filosofias. En particular, es notable la comparacion con la religion cristiana y las filosofias o religiones orientales como son el taoismo, el budismo zen, entre otros. Anakin Skywalker es llamado “El Elegido”, con una connotacion mesianica; su nacimiento y obra es predicho con bastante anterioridad y en el la Fuerza tiene un poder excepcional.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *