skip to Main Content
Menú

Un universo de pixeles muy, muy lejanos

star-wars-video-games

Solo pueden elegir uno.

Todos hemos soñado con vivir en mundos magníficos, vivir aventuras como ninguna otra, o ser el héroe elegido para liberar a un pueblo. No hay mejor saga que capture esta sensación que la que comenzó George Lucas en 1977.

Con un presupuesto reducido, límite de tiempo y una visión que no muchos apoyaban, pudo crear un universo que no había existido en los medios hasta ese entonces. La fuerza, sables de luz, batallas espaciales, razas alienígenas que sobrepasan nuestra imaginación y locaciones que hacen querer escapar de casa y emprender nuestro propio viaje intergaláctico. Esto es Star Wars y, además de las películas, los videojuegos son los que mejor logran expandir y captar estos sentimientos.

Todo comenzó en 1982. Lo que empezó como una adaptación de una de las escenas más emblemáticas de la saga, se convertiría con el tiempo en la única forma de vivir aventuras en una galaxia muy, muy lejana. El Atari 2600 recibió una adaptación de la popular batalla de Hoth, de la secuela de La Guerra de las Galaxias, El Imperio Contrataca. Los AT-AT, Walkers, o Caminantes, se introdujeron como unas bestias gigantescas que eran casi imposibles de derribar. The Empire Strikes Back logró captar esta monstruosidad gracias al estilo de juego: aún con sólo un botón, unos cuantos pixeles y una palanca de direcciones podías gritar de emoción en tu habitación ochentera cuando derribabas a los Caminantes de la misma forma que en la película.

EmpireStrikesBack3

No puedes ir más atrás de The Empire Strikes Back para el Atari 2600, lanzado en el mismo año que el tristemente célebre E.T. The Extra-Terrestrial, el juego al cual se le culpó de haber destruido la industria de los videojuegos en ese año.

Después de experimentar en el NES y Super Nintendo, el Nintendo 64 fue el hogar del primer juego en donde el protagonista no era alguien conocido; ni Luke, Leia o Han, sino Dash Rendar, un mercenario del calibre de Solo. Siendo el primer juego que explora el universo expandido, Star Wars: Shadows of the Empire, formó parte de una serie multimedia del mismo nombre que nos muestra otra mirada a lo que sucedió en el episodio V y VI: una novela y una serie de cómics en 1996, seguido por el videojuego un año después.

Al igual que el original The Empire Strikes Back de Atari, Shadows of the Empire comienza con la batalla de Hoth. Lo que en 1982 se vendía como un solo juego, ahora es la escena introductoria de una gran aventura. Los AT-AT vuelven, además de que pueden recorrer la base rebelde del frío planeta. En lugar de Darth Vader como villano principal, Dash se enfrenta a Boba Fett, el caza recompensas, así como el robot asesino, IG-88. Además de expandir el universo con una nueva historia, también se expande el gameplay. En juegos anteriores, solo contábamos con 2 dimensiones, un armar normal, un sable de luz y, esporádicamente, un vehículo, así como a Luke como personaje principal. No sólo se ha agregado la tercera dimensión, sino batallas en el espacio, un jetpack y una atmósfera que nos muestra planetas como Tatooine, Coruscant y Rodia.

2525002-esb_shadows

En nuestra opinión, la batalla de Hoth todavía dejaba mucho qué desear en Shadows of the Empire para el Nintendo 64.

Hasta este momento de nuestro recorrido, todos los videojuegos que se habían hecho habían girado en torno a las aventuras a pie. En 1998, el primer juego de la saga que resolvería la ausencia de batallas en naves llegó: Star Wars: Rouge Squadron. El Nintendo 64 tuvo su segundo juego de las Guerras de Las Galaxias. En esta ocasión no hay héroes conocidos, ni expansión del universo, sino solamente recreaciones de batallas de la trilogía original, así como algunas nuevas. De los tres Rouge Squadron, el segundo y tercero son los que de verdad nos ponen en los pies de los rebeldes en batallas como la de Yavin IV o Endor. No sólo existen las clásicas dogfights entre cientos de X-Wings y TIE Fighters, sino infiltraciones, misiones kamikazes y, claro, destrucción de Estrellas de la Muerte. Uno de los mejores momentos de Rouge Squadron III: Rebel Strike sucede en la batalla de Endor, el clímax de El Regreso del Jedi, Mientras que Han y Leia se encuentran en el planeta de los ewoks, tú te encargas de conducir la batalla contra los gigantescos Destructores Imperiales, navegando entre uno de ellos para terminar estrellándote.

Sin duda, ser un mercenario o un rebelde es una sensación única y cada juego nos deja experimentar emociones de diferentes encarnaciones dentro de la saga. Faltaba hacernos sentir el ser un maestro de la fuerza, y ser un Jedi es algo que no se logró efectivamente hasta el 2008 con Star Wars The Force Unleashed y su secuela en 2010. Al igual que Shadows of the Empire, nos encontramos en el universo expandido. En esta ocasión la historia sucede entre episodio III, Revenge of the Sith, y IV, A New Hope. Galen Marek, Starkiller, es el nuevo Jedi. Nacido en una época de guerra, se convirtió en el aprendiz de Darth Vader, el cual es encomendado asesinar a los Jedi que sobrevivieron a la Orden 66. Sables de luz, la fuerza, disparar rayos de la mano y ¡doble sable de luz! No hay mejor juego para ser un Jedi. Su punto más fuerte dentro del storyline es el dilema que existe con el personaje para ser del lado oscuro de la luz. El uso de la fuerza es sorprendente en este juego: permite desde levantar soldados hasta lanzar naves. No quiero extenderme en la historia, pero advierto que contiene muchos cambios en la historia; romances, sublevaciones y una buena conexión con el principio del Episodio IV.

406962-star-wars-the-force-unleashed-ultimate-sith-edition-xbox-360 copy

The Force Unleashed del 2008 está rozando el primer lugar de los que creemos son los mejores juegos de Star Wars en la historia

The Force Unleashed es el mejor juego para ser un jedi, pero existen otros que hacen un gran trabajo. BioWare se alejó lo más posible de la continuidad de las seis películas para crear una historia que se ubica cuatro mil años antes que La Amenaza Fantasma. Conocer la historia primigenia de los Jedi, sobrevolar antiguos planetas y pelear contra Siths en tiempos de rebeliones y guerras eran experiencias que no se habían explorado dentro del canon. Al igual que The Force Unleashed nunca podríamos hacerle justicia a la historia si la describiéramos aquí.

Existen juegos para todos los gustos. LEGO realizó adaptaciones de las seis películas, con su toque cómico y quizá un tanto infantil. Knights of the Old Republic expandió el universo entregando historias y personajes bien desarrollados, gracias a BioWare, creadores de Mass Effect. La serie Battlefront, el juego más actual, nos dejó revivir las mejores batallas, ya sea en los zapatos de un Stormtrooper o un héroe como Yoda, Han Solo, Obi-Wan Kenobi o Luke Skywalker.

The Force Awakens, Battlefront para PlayStation 4, Xbox One y PC, es la culminación de la saga en cuanto a atmósfera se refiere. Tatooine, Endor, Sullust, Hoth y Jakku, del episodio 7, son mundos que se exploran con gran detalle en todos los niveles (literal y figurativamente hablando), desde los árboles, la arena, cuevas y cada rincón. Al igual que The Empire Strike Backs, Battlefront tiene una batalla en el planeta de nieve que toma inspiración de cada entrega anterior, y crea la mayor y mejor experiencia de Star Wars hasta el momento, que pinta un paisaje con los AT-AT caminando lentamente en la distancia y la base rebelde en primer plano.

battlefront

Star Wars Battlefront, del 2015, es la culminación de 30 años de avance tecnológico. Si esto no supera al Atari 2600, no sabemos qué más ofrecer.

En este viaje hemos visto cómo una saga de películas han influenciado varias generaciones. Desde la primera aparición de Hoth en Atari y recorriendo prácticamente cada consola en la historia de los videojuegos, se observa como la pasión por estas historias se transmite a experiencias que sólo se pueden describir como magnificas. Ya sea tomando el papel de alguno de los protagonistas de las películas, o dentro del universo expandido más allá de ellas, una persona puede admirar los mundos, la tecnología y pilotear el Halcón Milenario o usar un sable de luz. Pero sólo en los videojuegos es en donde estas sensaciones se pueden vivir. Tú eres el que destruye la Estrella de la Muerte, y tomas el lugar del aprendiz de Darth Vader, y participas activamente en la continua expansión de la saga.

PARA LEER MÁS

Sebastián Quiroz Navarro

Gamer de corazón, reseñador y hipster wannabe y amante de la cultura geek. Estudiante de Ciencias de la Comunicación en la UNAM.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *