skip to Main Content
Menú

Vacaciones, Diosito, libros y echar la hueva

port1

Si ésta es la descripción gráfica de tu Semana Santa, no llores, nosotros te entendemos.

"EN EL SIGLO XXI, inaugurado tan trágicamente, la tradición prevaleciente de Semana Santa es el espíritu vacacionista. Persiste el ánimo religioso, los templos se llenan de fieles y los sermones se abaten sobre el alma...". (Carlos Monsiváis)

Son vacaciones y el cuerpo lo sabe. Lo sabe tan bien que jamás dejará la cama y no parará de comer. Por tal motivo, les hemos preparado un número bien bonito con el acompañante perfecto de las vacaciones: reggaetón, así es, en esta edición de Libertimento les traeremos algo del género, nos guste o no, que llegó para quedarse.

pibull

Para los que ya pegaron el grito en el silencio, les queremos decir: calma, que no cunda el pánico. En este mes también celebraremos con matraca y vuvuzela –y con reggaetón– el día Internacional del Libro (23 de abril), la nueva entrega de Guardianes de la Galaxia Vol. 2 (28 de abril), el día del niño (la fecha no es necesaria), entre otros temas. Además, como es Semana Santa y no nos preocupa arder en el infierno, publicaremos algunas referencias religiosas en obras como NarniaHarry Potter La materia oscura con el objetivo de hacer enojar a unos haters que andan por ahí. #SomosTremendos.

macgonna

En esta edición encontrarán artículos como: “Los libros prohibidos”, “Leer en papel Vs. Leer en dispositivos electrónicos”, “¿Por qué enamorarse de un lector?”, “¿A qué huelen los libros viejos?”, “Las ferias del libro a las que tienes que ir en tu vida”, “5 librerías que no son Gandhi”, “Libros para leer mientras cagas”, “¿Por qué leer es malo?”, entre otros temas.

Cómo el último título lo ejemplificó, leer puede ser un acto negativo en varias ocasiones. Leer segrega, te aparta de los demás y te convierte en un misfit. Leer no te llevará a nada bueno, te lo decimos nosotros que nos dedicamos a esto. Leer te hará arder en el infierno; razón suficiente para amar a la Semana Santa y quedarse encamado con una de ésas drogas malévolas que le llaman “Libro” para después convocar a sus fieles seguidores: Los lectores. 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *