skip to Main Content
Menú

Wendy: mamá, novia y heroína

Screen Shot 2015-09-08 at 19.34.54

A todo esto, ¿a qué se debe la mala reputación de Wendy Darling?

Desde la aparición en 1953 de Peter Pan de Disney, Wendy ha entrado a las largas filas de personajes femeninos antipáticos que no dejan al hombre ser. Junto a ella se encuentran todas las Desperate housewives insatisfechas por sus maridos, las treintañeras que quieren hijos con desesperación, y las alumnas de secundaria obsesionadas con el triunfo académico a la Reese Witherspoon en Election. Wendy Darling tiene la responsabilidad de hastiar al hombre e impedirle su tan merecido descanso y libertad de ser

En resumidas cuentas, el problema de Wendy es que es un personaje plano al igual que estos otros personajes femeninos. Mientras que Peter se caracteriza por su ebullición, por su temperamento, y por sus ganas inigualables de no crecer -y hasta John y Michael Darling tienen un poquito de gracia-, el papel de Wendy parece ser el del personaje dedicado y acomedido a arruinar la diversión. También a sentirse celosa de todas las demás mujeres, y eventualmente, a dejar de lado todo su encanto infantil y femenino para cuidar al hombre, sobre todo si se le considera desde el punto de vista de los estudios Walt Disney, amplios defensores de la mujer como personaje lelo. 

Sin embargo, aquí quiero hacer una defensa de Wendy Darling como personaje menospreciado, olvidado, repudiado, y de hecho bastante malentendido. Quisiera argumentar que Wendy Darling es la verdadera protagonista de Peter Pan y, lo que es más, que Wendy es la verdadera heroína de la obra, por lo menos tal y como lo escribió J.M. Barrie en 1911, cuando la novela se llamaba Peter y Wendy

En primer lugar sólo consideramos a Peter, el protagonista, porque es quien más evidentemente captura la atención del lector y/o del espectador. Peter, como ya dije, goza de todas las características que un personaje infantil en un libro para niños debe tener: es inteligente pero no ostentoso, cuida de los niños perdidos, cuenta con la ambigüedad de ser malentendido en algunos aspectos, y aunque está triste y solo conserva la alegría de vivir que lo ha hecho atractivo a audiencias jóvenes y adultas durante más de un siglo.

Mientras tanto, Wendy es la única niña entre un grupo gigantesco de niños que no quieren crecer, por lo que tiene que tomar inmediatamente el papel de la madre, lo quiera o no; Wendy es celosa, Wendy es aburrida. Wendy es la típica mamá eduardiana (principios del siglo XX) que espera a que el hombre regrese de su ajetreado día de trabajo mientras ella surce los calcetines, la clásica señora que se quedan en casa. Una socialité que vive para cuidar a sus hijos y su esposo para que no se maten entre ellos. Wendy es, pues, todo lo que un niño leyendo Peter Pan jamás quisiera ser.

peter_wendy_new

F.D. (Francis Donkin) Bedford para la edición escolar de Peter Pan and Wendy, publicada en 1915.

Nadie considera que Wendy tiene las mismas motivaciones que John, Michael, e incluso Peter, para viajar a Nunca Jamás. Desde un principio Peter le pide a Wendy ir con él para cuidar de los niños perdidos y contarles cuentos; sin embargo, la intención de Wendy es la aventura: exactamente la misma intención que tienen los personajes masculinos en la obra. Es únicamente cuando se encuentra en Nunca Jamás que descubre que su rol pre-asignado es el de una madre que definitivamente no tiene aventuras, y es en esta imposición negativa que Wendy tiene la aventura que Peter nunca va a experimentar: Wendy sí crece. 

Si revertimos los roles, realmente Peter tiene el papel más plano entre los protagonistas de la obra. El deber de Peter es entretener tanto a nosotros como audiencia como a los niños perdidos, a los hermanos Darling, e incluso a su némesis el Capitán Garfio, quien, después de todo depende constantemente de las acciones de Peter por ser el villano. Así, mientras Peter cumple con su papel delimitado (rescatar a Tiger Lily, a Campanita, a los niños perdidos y a todos los demás personajes de la historia), Wendy tiene una aventura propia, alejada e independiente de lo que sea que estén haciendo los hombres en ese momento. Desafortunadamente de aquí viene la falta de popularidad de Wendy. 

Ahora que el feminismo ha creado, para su desventaja, al personaje femenino fuerte, caemos en la tendencia a creer que una mujer no puede tener fuerza si no está partiendo madres con el resto de los hombres. Si la mujer no está vestida en trajes diminutos pero sigue pudiendo cortar cabezas, si la mujer no fue entrenada por su padre o sus hermanos para usar armas de alto calibre, si la mujer no reniega de todo lo femenino, no es un personaje fuerte. Basándonos en estos requerimientos, Wendy es de los personajes más débiles de la literatura para niños junto a, quizás, Sarah Crewe de La Princesita y Beth o Amy March de Mujercitas. Pero la fuerza de Wendy (al igual que, como paréntesis, la fuerza de Sarah Crewe o de Beth o Amy March) no se encuentra en que pueda o no partir madres, sino, precisamente, en que cuenta con un atributo que los personajes masculinos de estas mismas obras y otras no poseen: son capaces de la introspección. 

wendy_3

Peter Pan and Wendy, F.D. (Francis Donkin) Bedford, 1915.

De esta forma, en el tiempo que le toma a Peter decidir que, okay, va a regresar a Michael, John, y al resto de los niños perdidos a Londres para que puedan tener padres y etcétera, Wendy ya pasó por un proceso gigantesco: Wendy ya vivió toda su vida en su imaginación esperando a que el hombre actúe. Wendy consideró todas las opciones: todos los beneficios que tiene Nunca Jamás y todos los beneficios que tiene Londres, y es así como decide, a diferencia de Peter, que crecer es realmente la más grande aventura.

Para concluir, y no sé si para apoyar mi punto o para contradecirlo, me parece importante resaltar que el adendum (apartado que se le añada a un texto) escrito por Barrie para Peter Pan no trata con las aventuras que Peter seguramente sigue teniendo en Nunca Jamás sino, precisamente, con Wendy. Cuatro años después de que la obra se presentara por primera vez, Barrie escribe When Wendy Grew Up: An Afterthought, en donde nos cuenta que Wendy efectivamente creció y tuvo hijos.

Mejor dicho, Wendy tiene una hija, Jane, quien tiene sus queveres con Peter, y cuya hija, Maragaret, también tiene sus queveres con Peter. El narrador finalmente nos deja ir con la información de que este romance eterno de Peter con las Darling seguirá dándose mientras los niños sigan creyendo en las hadas, o, quizás, mientras Wendy siga teniendo descendencia femenina. Pero, ¿por qué es bueno y por qué es malo el adendum?

MTI2MzkzNTY4MDkxODI4MTk0

Peter Pan and Wendy, F.D. (Francis Donkin) Bedford, 1915.

El adendum es bueno porque como lectores podemos observar que Wendy siguió con la aventura a la que Peter se niega a entrar, y porque descubrimos junto con ella que, por retrógrada y eduardiano que suene, quizás el tener hijos y el tener una vida interior plena es tan grandioso y tan importante como el derrotar al Capitán Garfio, rescatar a Tiger Lily, o hacer que los niños vuelvan a creer en las hadas. Pero resulta un tanto amargo el darse cuenta de que Wendy es tan fácilmente reemplazable en la vida de Peter, y que mientras siga existiendo una niña Darling, el niño que nunca crece se va a seguir apareciendo en la ventana en la casa de Bloomsbury. 

Así vemos que tanto Wendy como Peter abandonan cosas importantes en sus respectivas aventuras. Quizás Peter nunca va a experimentar la aventura de crecer, pero tampoco va a tener que pasar por el rechazo por el que debe pasar Wendy cada vez que descubre que su hija o su nieta han escapado por la ventana hacia Nunca Jamás. Pero Wendy sí vive la aventura que Peter no: Wendy madura y encuentra en alguien más el amor que Peter le niega durante su visita a Nunca Jamás, aunque queda rezagada a la desventura de todas las mujeres eduardianas. Por más heroica que sea, o por más protagónica, al final del día Wendy sólo puede mirar desde adentro de su casa, desde la recámara de sus niños, cómo sus hijas, y no ella, se van a seguir con su aventura. Y eso es una lástima. 

PARA LEER MÁS

  •  (En inglés). The Peter Pan Dictionary, de Oliver Herford, 1907.
  • Peter Pan and WendyF.D. (Francis Donkin) Bedford, 1915.

Gabriela Villanueva

Gabriela Villanueva es maestra de literatura. En su vida imaginó que iba a terminar dando clases sobre Samuel Pepys.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *