skip to Main Content
Menú

Yo grité ¡Ay la culebra!

fil

La nación invitado de este año fue Reino Unido.

La Feria Internacional del Libro de Guadalajara reúne a más de 650 escritores de alrededor 38 países del 28 de noviembre al 6 de diciembre. Hay más de 550 presentaciones de libros, revistas y demás. Las casas editoriales presentes son más de 1900 editoriales de 44 países; así que la FIL no es cualquier cosa.

La Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara es un monstruo de mil cabezas. Para empezar la organiza la Universidad de Guadalajara y lleva en marcha más de 29 años, así que el gobierno ni sus luces; no vayan a preguntarles tres libros que (no) hayan leído. En fin.

Después, lo extravagante es que la FIL es la feria más importante de América Latina, y según entiendo, la segunda feria más importante del mundo; después de la de Frankfurt en Alemania. Y lo digo así porque… Cómo es posible que en un país como el nuestro que “no es lector” e “ignorante” tenga la feria más importante en lengua castellana. No lo sé, en verdad, no tengo idea.

Lo mejor de todo es que hay más de 400,000 libros, escritores por doquier y van más de 750,000 visitantes; lo que equivale a más o menos siete veces el estadios azteca, así como lo ven. Para que no andemos diciendo que el futbol jala multitudes, porque en Guadalajara los libros jalan multitudes.

Aquí va lo que pasó en visita a la FIL:

  1. Encuentro con Salman Rushdie.

A partir de este momento todo comentario es subjetivo, porque soy un #fanáticoenfermo del nacido en Bombay en 1947. Pude estrechar su mano y por supuesto me firmó su nueva novela Dos años, ocho meses y veintiocho noches, que más que contarles de qué va, prefiero cambiar el tema y decirles lo que Rushdie piensa de los libros:

“enamorarse de un libro o de una historia nos cambia de alguna manera, y ese cuento del que nos enamoramos se convierte en parte de nuestra imagen del mundo, en parte de la manera en que entendemos las cosas, y parte de la forma como juzgamos la vida y las opciones que tomaremos en ella”.

Así es Salman, un eterno candidato al nNóbel capaz de sacarme lágrimas de la emoción, #nerdgasmo.

foto1

Salman Rushdie también recibió la medalla Carlos Fuentes en la apertura del Salón Literario de la FIL.

2. Elenita Poniatowska es Doctora Honoris Causa por la Universidad de Guadalajara.

Aquí la historia: mi novia y yo andábamos turistiando por el centro de Guadalajara, entramos a una catedral de estilo gótico que sólo dios sabe el nombre y después, como es mi maldita costumbre, tuve ganas de ir al baño porque era la hora que me toca, por lo que empezamos a dar vueltas por la zona y nomás no encontrábamos nada. Hasta que dimos con el “nuevo” edifico de la Universidad de Guadalajara, un edifico alto y lleno de cristales, y justo en frente de él, está el Museo de las Artes, un casa colonial impresionante, así que cruzamos hacia el Museo de las Artes en busca de un baño. Pensarán que lo más fácil hubiera sido entrar al edificio de la universidad, pero nuestra sed de chisme era más fuerte.

Estaba lleno de gente, cámaras y güaruras. Por lo que tuvimos que esperar unos minutos afuera y  que el museo se vaciara, yo ya estaba al límite, pero el chisme siempre es primero. Poco a poco el museo se fue vaciando y de nuevo, para nuestra sorpresa, había un cocktail muy nice en el interior del museo que mi novia y yo no desperdiciamos, unas buenas mordidas a la comida y café frappe gratis se reciben muy bien. Claro, para ese entonces ya había ido al baño.

Después de nuestro lunch fresa mi novia quizo entrar al paraninfo del museo, que es una especie de recinto o sala del Consejo General Universitario que tiene uno mural impactante de José Clemente Orozco; pero antes de entrar, unos gringos nos arrollaron porque le venían sacando fotos a Elena Poniatowska.

Así como si nada la vimos a menos de un metro; así que otra vez me dieron ganas de ir al baño; pero, ustedes disculparán, las ganas fueron de emoción. El cariño y admiración que le tiene la gente la hacen ver radiante.

IMG_2633

“Hoy 1 de diciembre de 2015 sólo me queda agregar que me sale del alma gritar con calor, abrir todo el pecho, estar este grito: ¡Qué lindo es Jalisco palabra de honor!”, dijo Elenita al final de su reconocimiento.

3. Compra de libros como enfermo.

Las ferias sí son para conferencias, sí son para ver escritores, sí son para hacer contactos; pero lo mejor de ellas, es la vendimia, gente como yo es muy feliz en esos lugares, sobre todo cuando los tarjetazos van sin pena y gloria.

LIBROS

La verdad es que los precios son accesibles… bueno no tanto, Elena Poniatowska tiene algo de razón cuando dice que los libros en México son artículos de lujo.

4. Para nuestro último día, las fiestas de las editoriales son todos unos eventos, pues cada fiesta tiene el sello de cada casa editorial. 

La primera parada fue en la fiesta de SM, en el World Trade Center, una fiesta donde estaban varios escritores como Juan Carlos Quezadas, Mónica Brozon, Ana Romero y Antonio Malpica, quien ganó el Premio Iberoamericano de Literatura Infantil y Juvenil, TODO UN CRACK. La verdad es que estar entre ellos te hace sentir como chavito que ve a Messi o a CR7; con tenerlos a tres metros eres feliz, y eres aún más feliz cuando compartes canciones como “Puto” de Molotov. 

Ya entrados en copas nos lanzamos a la fiesta de Almadía, una editorial oaxaqueña que hace unos libros increíbles, y como toda la fiesta habla de la casa editorial, digamos que es como su firma de hacer desmadre. La peda fue en una casona del centro, que más que casona parecía bodega con dos que tres cuadros del Chicharito y de Coca-Cola de los 90, entrar fue todo un circo, el cadenero nos exigió los boletos y pues obviamente no traíamos nada.

Logramos entrar a la fiesta porque un chavito que vendía esquites se rifó y casi casi nos los regaló, todo valió la pena cuando la música en vivo iba desde “La Chispa adecuada” hasta “La Culebra” “con la que mataron a colosio cabrón” (señor borracho de la fiesta de Almadía, 2015), los grupos versátiles de boda son simples amateurs al lado de estos profesionales.

La noche acabó hasta las 4 de la mañana y sin ninguna foto. Y cuando no hay fotos es porque todo estuvo más que bien.

5. No puedo esperar al próximo año.

Luis Mario Reyes

Soy zurdo y tengo el pie plano. A veces no puedo aprender nada, y eso me gusta. Editor en jefe de Libertimento y maestro de primaria retirado.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *